Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

jueves, 1 de octubre de 2015

Montaña rusa

No me preocupa  excesivamente estar arriba y un día después  abajo. Sé  perfectamente que ahora es lo que toca  (yo que nunca he sido de verbenas o atracciones). Me sentiría mal si una u otra de las dos opciones  durara más de la cuenta, sobre todo la de estar abajo, pero como  de momento no es el caso,  yo tranquila. Cuando  la vida pega un giro tremendo andamos desubicados, lo que nos pasa no lo sentimos muy nuestro, es eso de que las desgracias sólo  le pasan a otro. Mira que somos ciegos!

Ahora estoy en el ejercicio de no regocijarme en la pena e intentar ver las cosas por el lado que menos duelen. Y yo creo que le voy cogiendo el tranquillo, que no es tan difícil y que, como los niños de colegio, progreso adecuadamente.

Quisiera agradecer a todas esas amigas que están  detrás  de mí, su interés y su cariño. Tener compañía y sentirse querido es lo más  importante. Y saber que cuanto más grande es la sensación de caída o de fracaso , allí  aparecen unas  manos que tirarán  de una para que no caiga. Como una de ellas me dice: siempre p' arriba. Y en esas me encuentro, en no permitirme caer. Y si caigo, me levanto, vaya si me levanto!!




2 comentarios:

manulondra dijo...

No sé lo que te ha podido pasar, pero una cosa es cierta: las dificultades son las que nos hacen progresar. Lo que pasa es que salimos de nuestro círculo de comodidad y seguridad, y eso necesita un trabajo de mentalización de que lo de ahora es mejor y con más posibilidades. Los grandes maestros nos animan a que vivamos el poder de la incertidumbre, de lo desconocido, de lo ilimitado.

!Ánimo! No desfallezcas. Un abrazo

marisa moreno dijo...

Gracias, Manuel.
Está todo controlado. O casi controlado, no voy a engañar a nadie ni me voy a engañar a mí misma. Pero estoy en buen camino. Desfallecer sería lo último.
Un abrazote!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails