Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

lunes, 27 de diciembre de 2010

Madrid a todo color

Porque, a pesar de ser una ciudad caótica y llena de gente y agobiante (al menos para mí) es de lo más bonita y tiene muchísimo encanto.
Este es como un pequeño homenaje a una ciudad insufrible, pero a veces, insustituible:



miércoles, 22 de diciembre de 2010

¡FELICIDADES!

Hoy me dio por hacer limpieza, porque llevo con el blog desangelado desde hace un tiempo. Y como ayer subí algo del bueno de José Saramago y ví que le colgaba una arañeja de la nariz, hoy, plumero en ristre, voy a hacer limpia, por aquello de que en estas dichosas fechas, más estamos dando tumbos por las calles que dentro de casa.


La araña que colgaba de la esquina derecha del blog ya la he quitado, más que nada porque me estaba dando un algo sólo de mirarla. Y esos ojillos saltones que me echaban unas miradas que pa qué me terminaron por asustar y le metí un buen meneo y, aunque no sé si desaparecida y con sus familiares difuntos o dándose un garbeo por alguna de las entradas, el caso es que dejé de verla y ya descanso, que para mí las arañas son muy estresantes a la par que asquerositas.

Pues eso. Que tengo la casa como los chorrillos del oro y ambientada incluso. Y como no sé si tendré mucho tiempo de ir y venir por aquí, os voy a felicitar las fiestas, que una, ante todo, es de lo más educadita y eso, por mucho asco que le den las susodichas, no dejará nunca de felicitarlas.

FELICES FIESTAS A TODOS. SEDME BUENOS Y NO HAGÁIS MUCHOS DESPLANTES, QUE LUEGO NO HAY REGALINES.

¡Besetes arrechuchaos!

martes, 21 de diciembre de 2010

Homenaje a José Saramago

Nos quedaron sus escritos.
Aquí dejo algunas de sus frases. Yo creo que se pueden sacar cosas buenas de la mayoría de ellas


miércoles, 8 de diciembre de 2010

Probando, probando

Sugerencia que un equipo de inspectores de la Consejería de Educación ofrecieron a los directores/as de centros educativos de una comarca muy cercana a Sevilla:


El alumnado debe contar entre su material con tres pequeños cubiletes de plástico: uno rojo, otro amarillo y el otro verde. Durante la clase, cada alumno atenderá a las explicaciones del profesorado y situará en su pupitre el cubilete que indique su comprensión de lo explicado. Rojo: "No entiendo nada". Amarillo: "No lo entiendo todo". Verde: "Lo entiendo". De esta manera, el docente, de un solo vistazo, captará si su explicación está llegando a la clase o, por el contrario, debe esforzarse por hacerse comprender y/o por bajar el nivel de complejidad de lo explicado.

Pero la realidad siempre supera a la ficción. Dentro de una clase ocurría esto con la experiencia de los cubiletes:

-¿Maehtro, er cubilete amarillo pa qué eh?

-Maehtro, er Yozua ma quitao loh cubileteh.

-Maehtro, la Yeni eh una empollona, que ciempre tiene er cubilete verde.

-Maehtro, me zan perdío loh cubileteh, ¿puedo i ar cervicio?

-Maehtro, ¿ci zaco er cubilete verde maprueba?

-Maehtro, mira cómo toco la batería con loh cubileteh.

-Maehtro, er Crihtian ma ehcupío en er cubilete.

-Maehtro, yo lo primero lo he entendío pero aluego no, ¿qué cubilete pongo?

-Maehtro, ¿ci traemoh loh cubileteh hay que traé tamién er libro?

-Maehtro, yo er cubilete roho no lo pongo, que me llaman zurnormá.


Desde los despachos parece todo muy bonito.

martes, 7 de diciembre de 2010

Papá Noel Junior

A los reyes magos ya no les quiero escribir, porque sé que están muy mayores y que les puede costar muchísimo encontrar algo de lo que les pida. Aparte de que creo que siguen teniendo más trabajo que Papá Noel. Así que he decidido que con seguridad voy a ir contactando con el gordito relleno de colorao. Lo que pasa es que también anda ya muy mayor y casi va a ser mejor, por aquello de ver atendidas mis necesidades, que le mande la carta a Noel Junior, que como suponéis, es el hijo del de rojo. Por si alguno no le conocéis aún, os dejo una imagen de ese buen hombre que también, por aquello de ayudar a su padre y a los renos y de hacerme feliz, va a atenderme a la voz de YA. Si yo además no voy a pedir cosas materiales... sólo algún favorcillo que otro!!!!!!!

Vive Madrid

Como colofón a tres días de fiesta o más bien sin ir a currar, aquí una, precavida o previsora, como se quiera, sacó dos entraditas para una obra de teatro en Madrid por aquello de echarse unas buenas risas acompañada del marido.

La obra empezaba a las 19 horas, así que con salir con algo de tiempo íbamos la mar de bien. Cogimos el coche a las 17.30 horas. En una hora y media, ya puede estar Madrid fatal, que vamos estupendamente. No nos acercamos demasiado a Gran Vía y dejamos el coche cerca de El Retiro y caminamos, que parece que no va a seguir lloviendo. Pero… oh, ilusos!!! Cómo pretendéis aparcar en el centro un día cercano a las navidades y encima con mucho personal de puente? Pues siendo chulos, que es lo que somos.

Pero no, ni mucho menos. Por la zona del El Retiro, ni de coña mañanera se podía aparcar. Por Atocha, pa qué contarte. La policía desviando el tráfico. Medio mundo metido en sus vehículos y toditos como locos. Finalmente, ya llegando a Cascorro y siendo alrededor de las 18.20 minutos, decidimos que lo mejor es meter el coche a un parking y llegar andando o en metro a Callao, porque la cosa pinta en bastos más que en oros.

Las 18.40 y sin visos de encontrar un puñetero parking público libre. Todos cuelgan su flamante cartel de COMPLETO. Así que el marido se queda con una entrada, yo pillo la otra y me dice el pobre: al menos entra tú que no perdamos todo el dinero que nos ha costado, que yo sigo intentando aparcar.

Me meto en el metro con un mosqueo del quince: el metro se me acababa de ir: cuatro minutos para el siguiente. Y yo comiéndome los muñones. Llega, me subo y bajo en Callao. Me empiezo a poner nerviosa porque ni siquiera tengo claro dónde leñes está el teatro. Pregunto y nadie me sabe decir, sigo preguntando y la respuesta sigue siendo la misma: me suena mucho, pero no sé bien. Por fin me tiro a la carretera y le pregunto a un policía casi con riesgo de atropello. Me explica. Llego finalmente cuando son las 19.10 horas. Ahora no me dejarán entrar. Llamo antes al contrario y el pobre mío sigue buscando sitio cagándose en tó lo cagable porque no había nada más a mano donde poderse cagar.

En la taquilla del teatro me dicen, porque debía llevar cara de lástima o de querer matar a alguien y la taquillera no quería ser la primera víctima, que me las pueden cambiar para otro día (coño, que había cogido dos de las caras en la tercera fila de butacas, que tan cerca no había estado yo en mi vida de los actores), pero que claro, que necesitaban las dos entradas. Cojonudo! A la busca y captura de mi señor marido, que debía estar en algún punto del puñetero Madrid. Le llamo, quedo con él como en los mejores tiempos, en la boca del metro. Yo toda mona de la muerte, que eso sí que hay que hacerlo siempre aunque vayas a tirar la basura. Le veo llegar, me vuelvo a tirar a la carretera y él me tira la entrada por la ventana. Voy a toda mecha al teatro. Me las cambian por otra tercera fila para el día 16, jueves. Uf! Al menos no hemos tirado la tarde completa. El dinero no lo hemos perdido. La paciencia y la alegría sí, pero cosas peores han pasado en este mundo. Llamo al contrario cuando vuelvo a salir a Gran Vía. Corre hacia abajo a ver si me pillas en el semáforo. Corre me dice. Sí. Con la marabunta de gente que no deja de pasear arriba y abajo, que parece que voy en una manifestación sumamente acompañada y encima se ha puesto a llover, todos con sus paraguas menos yo, con lo cual más complicado se hace el poder dar un paso por la Gran Vía, con los pies ya como higos de tanto ir y venir… Yo corro, pero no sé si te cogeré. Sigue corriendo que no me puedo parar en ningún sitio. Y sí. Por fin, después de yo qué sé cuántos metros lisos, diviso mi querido coche y mi querido marido dentro. Me vuelvo a tirar a la carretera saltándome el carril bus, que menos mal que no venía ninguno en ese momento, que si no me estampana. Entro en mi coche. Tiro el bolso, la bufanda, las gafas empañadas, sudando como un pollito y echando pestes. Hasta los mismísimos huevos de Madrid. Odio Madrid. Qué bonito Madrid! Qué asco de Madrid! Madrid me mata! De Madrid al cielo! Pongamos que hablo de Madrid! Es una mierda este Madrid, que ni las ratas pueden vivir! Qué razón tenía Leño con aquella canción.

El día 16 iremos al teatro. Jueves. 20.30 horas. Pero desde luego… en transporte público. Y espero que a reirnos!

viernes, 3 de diciembre de 2010

La escuela que tuvimos muchos de nosotros

Antigua... o no tanto, dependiendo para quién. A mí me queda lejana, pero hay cosas que recuerdo gratamente de las que figuran en la presentación que me ha enviado mi colega de Graná, al que le agradezco enormemente que de vez en cuando me mande este tipo de cosas para el recuerdo.
Espero que os remueva un poquito los adentros, porque seguro que algunos aún lleváis con vosotros alguno de estos recuerdos o quizá os sorprenderá gratamente volver a inventarlos tal como eran:



miércoles, 1 de diciembre de 2010

Va a ser verdad

No dejes de dormir conmigo

Me acosté tranquila. Él no me acompañó esta vez, aunque casi siempre prefiere venirse a la cama conmigo. No así anoche. Y realmente me extrañó.

Cuando apenas estaba conciliando el sueño le sentí despacito, sigiloso: primero fue su aliento en mi oído para después comenzar a acariciar mi pelo. Lógicamente le sentí, le noté en cuanto empezó a decirme cosas como susurrando a la oreja. Sabe que eso me gusta. Sabe que me encanta que se venga conmigo cuando me acuesto. Sabe que yo le doy calor y que me entusiasma tenerle cerca sintiendo su cuerpo tan cerca…

Hasta que se acostó el contrario y mi gato decidió abandonar mi almohada, dejar de ronronearme en el oído y no volver a tocar mi pelo, para marcharse con la música a otra parte. Se acurrucó en mis pies, pero ya no fue lo mismo.

:-P

sábado, 27 de noviembre de 2010

Despierta, mi bien, despierta...

Como un bendito. Ya no es un bebé, pero le falta la babilla y el pequeño tamaño para parecerlo. No, ya no es tan chiquitín. Sólo tiene 60 años, pero le falta dar ronquidos para saber que está profundamente dormido. Yo tecleo y él no se inmuta. Será que no ha pasado una buena noche.

Es mi compañero de trabajo. Hoy nos tocó venir a currar y se ve que el hombre necesitaba más horitas de sueño (y quién no...) y se me ha sentado en la silla de mi derecha y está con la cabeza apoyada en su mano derecha, ladeada ya por el coma y totalmente sobao. Hace un rato despertó y me dijo... Marisa, que me quedo dormido... Nos ha jodido! Si yo sin mirarte ya lo sé. No dices ni pío, que ya es raro... pues por algo va a ser eso.

Menos mal que de momento, como es temprano, no ha venido ningún ciudadano a pedirnos nada ni a solucionar ningún problema. Porque bonito debe estar ir a una oficina municipal y que te encuentres, nada más abrir la puerta, con un señor (bajito, eso sí :-)) como un ceporro.

En fin, yo mientras no se líe a pegar la hebra con sus historias de cebolleta, no voy mal.

jueves, 25 de noviembre de 2010

25 de noviembre

Fábula del erizo

Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío.

Los erizos, dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos. De esa manera se abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir congelados.
Así que tuvieron que hacer una elección: o aceptaban las espinas de sus compañeros o desaparecían de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con otro ser muy cercano puede ocasionar, ya que lo más importante es el calor del otro.

De esa forma pudieron sobrevivir.

Moraleja de la historia

La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y admirar sus cualidades.
 




martes, 23 de noviembre de 2010

Con otros ojos

O con distinto punto de vista. Así es como hay que mirar las cosas cuando parece que se nos tuercen. Igual la solución no la tenemos tan evidente si no miramos más que de un lado. Es similar a que aquello que dicen de que cuatro ojos ven más que dos cuando perdemos algo y no hay forma humana de encontrarlo. También dejarnos guiar por las opiniones o los puntos de vista de los demás nos puede llevar al éxito y a no centrarnos sólo en lo que vemos nosotros, que por lo general, no es demasiado halagüeño.

Yo lo dejo por si ayuda ;-)


viernes, 19 de noviembre de 2010

Caricatura premiada

Ganadora en un Congreso de Educación y vida sostenible celebrado en San Paulo, Brasil.


Real como la vida misma en la mayoría de los casos

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Pedida de mano

La más tierna y dura pedida de mano que se haya visto jamás

:-D

viernes, 12 de noviembre de 2010

Poca fe

Lo cierto es que las mujeres tenemos poca fe, porque siempre que pensamos en si los del sexo contrario pueden hacer dos cosas a la vez, por lo general terminamos sacando en claro que prácticamente es algo en ellos imposible. De hecho a veces los del sexo masculino utilizan eso de excusita: es que yo dos cosas a la vez... muy complicado. No puedo entender bien lo que me dices si te estoy escuchando a la par (esta contestación casi siempre me la suelta el mío cuando le repito algo que ya le he dicho tropecientas veces y que él parece ser la primera vez que lo oye y encima se le queda cara de póker, como si fuera una sorpresa lo que oye).

Pero hete aquí que SÍ son capaces de hacer dos cosas a la vez. Aquí tenemos un buen ejemplo:


Aunque bien mirado, si lo único que saben hacer a la par son estas dos cositas, casi prefiero quedarme como estoy y seguir hablando sola como hasta ahora porque mi marido no me haga puñetero caso... Por lo menos no suele lavarse los piños mientras mea...

martes, 9 de noviembre de 2010

Con el tiempo y una caña

Cuando yo empecé a trastear para hacer este blog, que ni yo misma sé muy bien de qué va o si tiene un fin concreto, salvo el pasármelo yo bien mientras pongo entradas o las dejo de poner, escribí su título buscando la chufla, que es, en definitiva, lo que mejor se me da aunque no trabaje de payasa pero sí que lo sea y bastante.

En definitiva, eran dos palabras para mí malsonantes y utilizadas por mi madre mismamente y enmendadas por mí en cuanto me di cuenta de que eran dos auténticas burradas mal dichas: almóndiga y cocleta.

Pero mira tú por dónde resulta que la Real Academia de la Lengua tiene en su diccionario el término este nuestro tan familiar de almóndiga. Con la cocleta igual no se han atrevido, aunque incluso hubiera un humorista que lo llevaba como nombre a cuestas, humorista que para mí no tenía la más mínima gracia, todo hay que decirlo y menos si lo acompañaba con el doña por delante. Mis cocletas llevan en todo caso el doña porque me salen buenas y hay que darles un poco de boato a las pobres porque se lo merecen.

Sin embargo, sí recoge la R.A.E. la tan oída, al menos hace tiempo, “toballa”. Al paso que vamos, no tardaremos mucho en ver en la misma tesitura los palabros “amoto”, “comechapas”, “jarsey”, “yugur”, “resfalar”, “idiosincracia”, “esparatrapo”, “inclencle” , “haiga” , “fuertísimo” y tantas y tantas que seguimos escuchando por aquí y por allí.

Te digo yo....

jueves, 4 de noviembre de 2010

Hablando de nuevas tecnologías

Hoy fue un día movidito. Empezó como cualquier otro porque no tenía mucho más trabajo que de costumbre, pero mira tú por dónde, vinieron los de timofónica a colocarnos las… nuevas operadoras les llaman (que para mí son centralitas, aunque igual es que yo soy muy antigua) porque las únicas operadoras que hay en la oficina somos otra compañera que sólo viene tres días y yo, que sepamos. Aunque los nombres técnicos son lo de menos.

Y ahí empezó el lío. Qué guay, sin teléfono que estamos hasta que estos dos chiquitos nos los coloquen. Venga, tiramos la casa por la ventana y dos “operadoras” y un terminal telefónico nuevo por despacho (diez aparatos incluyendo las dos fabulosas operadoras en total).

Cada aparatejo con su manual escrito y extendido por demás en un cd por cada personaje con nuevo teléfono. Pero va a ser que no. Que para qué vamos a leernos nada ni a escachuflar un cd en el ordenata si es mucho más simple que la operadora sub1 (servidora la super-operadora) nos dé un cursillo intensivo si tiene a bien para contarnos lo fácil que es utilizar estos bichos, que luego queda magnificamente decir lo espabiladitos que somos aprendiendo el funcionamiento y a la vuelta están otra vez preguntándome a mí cómo era aquello de contestar una llamada: pero se descuelga y ya? Y para colgar? Cuelgo y ya?.

Mientras tanto, super-operadora atenta a las instrucciones que uno de los muchachos de la famosa timofónica le iba dando, a la par que pidiendo atenciones en cuanto a números de extensiones de cada uno de los despachitos para él dejar bien configurados los bichos estos. Y cómo se puede desviar mi cosa esta? Y si me entran dos o tres llamadas a la vez, cómo narices las mantengo en espera? Y si yo paso una llamada a un despacho y no está el personaje en cuestión porque está en el baño por un suponer, me va a volver la llamada? Cómo sé yo por qué línea me están entrando las llamadas? Y si llaman al sindicato que tenemos en un despacho, las llamadas suyas también van a entrar por mi teléfono? Y lo de las extensiones cómo va? Quedamos esta noche y nos vamos conociendo? Ay, no, que esta pregunta no es de aquí. Perdonadme, que se me fue el santo al cielo. No sé en qué estaría yo pensando… :-D

Vamos, que me he tirado de nueve a dos volviéndome mico y mira tú por dónde, yo que siempre me quejo de no tener trabajo, hoy tenía un poco de tajo, jefe incluido. Igual que el camarote de los hermanos Marx! O parecido a los bares El Brillante, esos de los bocatas de calamares, que siempre dicen cuando llegas… Al fondo que hay sitioooooooo!!!

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Olivetti

Quién nos ha visto y quién nos ve. Yo recuerdo que cuando era una chavalilla empecé a ir a una academia de esas donde te enseñaban mecanografía. Asdfgf ñlkjhj qwertr poiuyu. Lo recuerdo como si fuera ayer. Y realmente, ayer no fue. Han pasado ya unos poquitos años. Me acuerdo de que me parecía una auténtica castaña pilonga y que aquello no se me daba demasiado bien, pero claro, tenías que ir sabiendo ya un poquito de todo por si algún día sonaba la flauta y pillabas un trabajillo de secretaria o algo que se le pareciera. Si encima conocías un poco el idioma inglés, ya ni te cuento. Hasta con tu estatura (bueno, me refiero a la mía, podías (yo, quiero decir) aspirar a ser secretaria de dirección o hasta azafata de congresos, que por aquel entonces vestía mucho.


Lo mejor (o peor, depende de cómo se mire) que recuerdo fue una tarde en las que fui a dar mi clase de máquina y no había venido la profe. Decidimos sus alumnas, ya que nos habíamos desplazado y no teníamos vigilancia, que lo mejor que podíamos hacer no era precisamente darle a la santa tecla, sino hacer espiritismo, que era lo que nos molaba por aquella época y que, sin duda alguna, nos divertía bastante más que pegarle mamporrazos a la Olivetti.

Y eso hicimos. Nos pillamos un vaso, nos concentramos muy bien concentradas, como si fuéramos un zumo de tetrabrick y empezamos la sesión. Y justo en uno de los momentos más silenciosos y álgidos, un estruendo que daba pánico sólo de oírlo cayó sobre nosotras, chiquillas inocentes y tontorronas. Se desprendió una puerta que estaba ya medio descorromoñá y se vino abajo y nosotras escopetás p´arriba como alma que lleva el diablo. No volví a intentar hacer más aquellas cosas misteriosas del más allá o del más p´acá porque no me repuse del susto en meses.

Eso sí. Me quedó la cosilla de cuando yo aprendía mecanografía y que hoy, viendo el video que os pongo a continuación, rememoro porque también fui joven. Y sobre todo porque mecanografiar es, quieras que no, mi modo de subsistir. Jamás fui secretaria de dirección ni azafata de congresos. Me quedé en auxiliar administrativo que ahora no usa máquina sino ordenador y que aprendió, en no mucho tiempo, a escribir sin mirar y a toda leche. Por la cuenta que me trajo y sin espíritus de por medio ;-D.

jueves, 28 de octubre de 2010

Edad de jubilación

Malísimo va a ser que retrasen la edad de jubilarse. Al menos en el caso de trabajos como el mío no puede ser conveniente. Por esto, mismamente:

domingo, 24 de octubre de 2010

Empapelados

A lo sumo hago pajaritas o aviones de papel. Hay que ver el arte de algunos para hacer cosas tan increíbles y tan chulas como estas.
Agradezco a un coleguilla del país vasco el mail con este pps :-D


viernes, 22 de octubre de 2010

Ya quisiera Jaimito

Mi chica mayor cumple la próxima semana los dos patitos. Y a su madre, que soy yo, se le ocurrió que, dado que tiene el móvil hecho una castaña pilonga, iba a aprovechar los puntos que los de Vodafone nos dan porque son ellos así de desprendidos para pedirle un teléfono nuevo, que eso no se lo espera ni loca.

Y empiezo yo la cosa y voy siguiendo los pasitos después de haber visto un móvil que yo creía podía ser chulo para ella y termino mi pedido, que de gratis nos llevamos por la cara y por pagar religiosamente todos los meses lo que nos cuesta el contrato familiar. En total, que justo cuando he cerrado la página web esta, me doy cuenta de que he dado como línea a la que se le dará el teléfono justo la suya, la de mi hija. Leñes, que ahora le van a mandar a ella un SMS y verás cómo la he liado.

Justo, oye, dicho y hecho: me llama mi hija y me dice que qué leñes hacen los de Vodafone, que le acaban de poner un mensaje diciendo que su pedido está en marcha y que en unos días lo recibirá en casa por 0 eurillos, tal y como ha solicitado.

Tierra… trágame si puedes. ¡Otra jaimitada de las mías! Me aguanté la risa como buenamente pude y le dije que esta gente estaba idiota perdida. Que ya me encargaba yo de llamarles y pegarles la bronca por el rollo que se habían tirado con ella, que si lo único que querían era enganchar a sus clientes más de lo que ya los tenían con el soniquete de los móviles nuevos y que ya podían estar dando marcha atrás a lo que acababan de hacer.

Después de hablar con los de la compañía para decirles que anularan el pedido porque me había equivocado y que tenía que hacerlo no a esa, sino a otra de las líneas (useasé, a otro de los teléfonos, el mío mismamente por aquello de los sms o de los mensajeros que avisarían cuando lo fueran a traer, de lo que ella no debería enterarse), terminé por decirle que me habían pedido reiteradas disculpas porque habían metido al teclear su número de teléfono, que variaba con el de la persona que hizo el pedido realmente sólo en uno de ellos. Se lo ha tragado. O por lo menos, lo disimula muy bien si no lo ha hecho.

He decidido que antes de meterme en otro berenjenal, que elija ella el móvil que le dé la gana o que se compre un pito o dos patas para que hagan compañía a sus dos patitos.

Haré más jaimitadas. Lo prometo. Si no... no sería yo.

Soluciones a tó pasto

Sepáis que hoy, según me lavaba los dientes, me dio por pensar. Y a esas horas de la madrugada, porque para mí es difícil un despertar sin ton ni son por mucho que sean las siete, no suele una darle al perolo porque las neuronas están más fritas que yo.

Pero mira tú por dónde, hoy me vestí (lo hago a diario, aunque no lo diga nunca) y me coloqué una camiseta que lleva un ataillo en un lado, un nudo de esos que te ajusta o te desajusta y que jamás había tocado yo, porque no quedaba mal el ajuste tal y como vino de la tienda. Sin embargo, me dio el puntito de querer retocarlo un poco para cambiar el ajuste dichoso. Y claro, una desata y luego al volver a atar, la atadura ya no queda tan fashion como quedaba antes. Y ahí me ha dado el flash del pensamiento tempranero de hoy:

Como si fuera lo más normal del mundo -ya que una lleva dándole a la santa tecla más años que Matusalén- quería yo ir directamente al botón “deshacer”, esa flechita azul que nos viene muy bien cuando metemos la pata hasta el corvejón con el Word. Pero no me la he encontrado. Y entonces ha sido cuando he pensado yo en por qué no tendremos los humanos un algo de la cacharrería que inventan y que nos hace algo más fácil la vida rutinaria. Si tuviéramos un “deshacer” a mano, aunque sólo fuera un botón que deshiciera los últimos tres pasos que dimos, no todos los que hemos ido dando desde que aprendimos a andar, sería ya un alivio. Yo hoy podría haber vuelto a dejar el nudo que venía en mi flamante camiseta y no se hubiera quedado hecho un churro por haberlo tocado yo. Que te cae un lamparón de pasta de dientes en la ropa… deshaces y limpio (eso sí, tendrías que volver a lavarte los piños, pero seguro que esta vez lo hacías con más cuidadín) y si de paso te hubieras dado cuenta de que llevas un tomate en el calcetín, pues ese tercer “deshacer” te quitaría los calcetines de la vergüenza en un plis plas y ya a la tarde los coserías o irían directos al cubo de la basura.
Que un día le llamas cacho cabrón al jefe porque te tiene hasta los perendengues... botón "deshacer" antes de que te suelte una hostia o te mande al paro tan concurrido hoy y listo.


Si a alguno de mis millones de lectores se le ocurriera la magnífica idea de inventar el dichoso botón, me mande un mail y estaré dispuestísima a hacer incluso de conejillo de indias.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Si va a ser verdad...

Joer, que va a tener razón el pps este que me mandó mi amiga Pepa por mail...
Bueno, pero mejor pensar que tampoco es para tanto. Además me ha traido recuerdillos tiernos y eso siempre está bien. Gracias, Pepón!!!!


Cambio en los cargos gubernamentales

Con toda la atención del mundo hemos estado esperando en la oficina el cambio de carteras del gobierno, porque, no es por nada, pero pensábamos fervientemente una compañera y yo que el presidente había pensado en nosotras dos para alguno de los cargos vacantes.


Pero mira tú por dónde que no. Que ni se ha acordado el puñetero valiendo nosotras lo que valemos, que un potosí se queda chico si lo comparamos.

Qué lástima de sapiencia desperdiciada, con lo inteligentes que somos para llevar cualquier cosita que se nos ponga por delante y lo divertidos que iban a ser a partir de nuestra incorporación los consejos de ministros…

Yo ya estaba esperando la llegada del helicóptero presidencial aquí, a este patio, para llevarnos directas a la rueda de prensa de las doce. Y o va con mucho retraso y la tuvo que dar él solo (Zapatitos) o es que lo va a dejar para un mejor momento, así como de sorpresa (un ágape en su humilde casa con todos los allí presentes o incluso para la comida que seguro en navidad celebra el rey en su también humilde morada con los cargos del gobierno: unas angulas, unos piazo langostinos tamaño centollo, unos entrecotes de muerte, unas tapitas de jamón de bellota… cositas así, simples para personas simples como nosotras).

Voy a ir viendo qué atuendo me busco en alguna boutique de Serrano, que me esperan unas navidades como no las he vivido nunca y no puedo ir con cualquier trapillo, que una ya va a tener su categoría.

Irse poniendo a mis pies si eso…

jueves, 14 de octubre de 2010

Alegría para empezar la morning

De hoy en adelante seré millonaria. Y no porque lo haya decidido yo, que yo tomo decisiones que por mucho que vayan dirigidas a ese objetivo, jamás se me cumplen. Pero es que hoy, tal y como he abierto la puerta del garito este donde trabajo, lo primerito que me he encontrado (encontrar no es la palabra apropiada) ha sido con una mierda tamaño caballo que, por supuesto, me he llevado por delante. De refilón, afortunadamente.

Y como dicen que a quien pisa una le va a tocar la lotería (no compro nunca), pues de ahí mi cavilación que hago extensiva para que sepáis que ya mismito tendréis una amiga rica donde las haya. Y sin buscarlo, que es lo más gracioso. Oloroso de narices sí es, pero gracioso no.

La de veces que yo habré dicho que aquí tendríamos que tener un plus de peligrosidad. Y no se me ha hecho caso en ninguna de las ocasiones. Pues si pisar una mierda a las ocho menos algo de la mañana, cuando aún no se ve un pijo, no tiene peligro, que venga dios y lo vea. O que la pise él…

Le he puesto a esta entrada la etiqueta de "en mis propias carnes", aunque más bien tenía que haberle creado otra: "en mis propias botas". Qué ascooooooo

martes, 12 de octubre de 2010

El que con gatos se acuesta...

Quiero decir que los que tienen en casa gatos, se verán fielmente identificados con este vídeo. Es justito lo que nos pasa a nosotros con Frodo todos los días. Cabalito!!! :-)

viernes, 8 de octubre de 2010

A las buenas noches

De fondo música de jazz del hilo de un foro abierto por alguien con buen gusto musical. Más de fondo, pero muy muy despacito, comentarios de un partido de fútbol que estoy grabando al contrario mientras él ensaya con su grupo. A mi lado Frodo duerme plácidamente. Piri decidió que se quería perder un rato en el jardín y seguro anda mirando los bichejos que revolotean alrededor de la luz que tengo encendida para controlarle. Y mientras tanto… sola. Es un sentimiento que me relaja, porque me permite escribir aquí y allí, leer blogs que me gustan, abandonarme al todo y a la nada a la vez.


Empata Lituania con España. Pero no éramos los campeones del mundo? Pues entonces? No entiendo nada, pero es que tampoco me interesa entenderlo. Ahora mismo todo me da igual. Me pican muchísimo los ojos y me duele uno de ellos. Creo que puede ser un orzuelo eso que lo inflama.

Vuelve a marcar la selección española. Esto ya me parece más normal siendo los mejores (bueno, eso es lo que dicen) pero tampoco es que me importe mucho. Yo sigo aquí, dándole a las teclas que responden como quieren. La “m” siempre me da guerra. Tendré que ver si la puedo levantar y quitarle la guarrería que seguro tiene debajo y que no permite que su tecleo sea fácil.

Creo que como hoy las chicas vuelven con su padre, me voy a dejar caer en los brazos del Morfeo este a ver si me acuna con ganas y duermo plácidamente. Últimamente no sé lo que es eso. Y ya lo voy necesitando. Piri entró del jardín. Voy a bajar la persiana y cerrar pronto los ojos. Mañana será otro día.

jueves, 7 de octubre de 2010

Diálogo profundo

No puedo dejar de reirme cada vez que veo este vídeo. Bueno, más bien que leo y escucho.
Algunos seguro que lo conoceis, aunque fijo os gusta volver a oírlo. A los que no lo conozcáis... que lo disfruteis :-D

martes, 5 de octubre de 2010

A mis dos peluches

Sabe que voy a hacerle la cura diaria en su ojito derecho. Se echa un poco hacia atrás, como eludiéndome. Deja que le limpie primero con la gasa y el suero y que le eche betadine después con otra gasa. Aguanta pacientemente el ritual. Y por lo general, se deja curar sin vacilar. Incluso después me lame la cara como dándome las gracias.

Otras veces viene y me busca. Maúlla de una manera que reconozco muy bien. Me pide que le abra la puerta del jardín y que salga con él para que, una vez tumbadito al sol, le haga carantoñas en la tripa o en la espalda. Sólo hasta que él decida. A partir de ahí me da patadas porque ya tiene su ración de mimos y no necesita más.

El otro es como mi perro. Todo el día pegado a mis faldas, maullándome para que le haga mimos o para que sea buena y le dé la chuche o la malta que le vuelven loco. Persiguiéndome continuamente porque necesita siempre tener a alguien cerca para darle la seguridad que siempre le faltó.

Por las noches, cual ritual, se tumba en mi lado derecho para que le pase mi mano por la cabeza. Me ronronea sin parar y se va a mis pies y duerme como un lirón gordote. Feliz.

Los dos saben perfectamente de qué manera pueden ganarme. Yo lo tengo más difícil y en eso también me ganan.

No somos de la misma especie y sin embargo nos entendemos a la perfección, aunque yo no he aprendido todavía bien a maullar. Pero en ello estoy.


viernes, 1 de octubre de 2010

Evolución de las matemáticas

La semana pasada compré un producto que costó 158 €. Le di a la cajera 200 € y busqué en el bolsillo 8 € para evitar recibir más monedas. La cajera tomó el dinero y se quedó mirando la máquina registradora, aparentemente sin saber qué hacer.


Intenté explicarle que ella tenía que darme un billete de 50 € de vuelta, pero ella no se convenció y llamó al gerente para que la ayudara. Tenía lágrimas en sus ojos mientras que el gerente intentaba explicarle lo que ella, aparentemente, continuaba sin entender. ¿Por qué os estoy contando esto?

Porque me di cuenta de la evolución de la enseñanza en las matemáticas desde 1950, que fue así:

1) Enseñanza de matemáticas en 1950:

Un cortador de leña vende un carro de leña por 100 €. El costo de producción de ese carro de leña es igual a 4/5 del precio de la venta. ¿Cuál es la ganancia?

2) Enseñanza de matemáticas en 1970:

Un cortador de leña vende un carro de leña por 100 €. El costo de producción de ese carro de leña es igual al 80% del precio de la venta. ¿Cuál es la ganancia?

3) Enseñanza de matemáticas en 1980:

Un cortador de leña vende un carro de leña por 100 €. El costo de producción de ese carro de leña es de 80 €. ¿Cuál es la ganancia?

4) Enseñanza de matemáticas modernas en 1985:

Un leñador cambia un carro "P" de leña por un conjunto "M" de monedas.

El cardinal del conjunto "M" es igual a 100 €. y cada elemento vale 1 €.

Dibuja 100 puntos gordos que representen los elementos del conjunto M. El conjunto "F" de los gastos de producción comprende 80 puntos gordos del conjunto M.

Representa el conjunto F como subconjunto del conjunto M, estudia cuál será su unión y su intersección, y da respuesta a la cuestión siguiente:

¿Cuál es el cardinal del conjunto "B" de los beneficios?

Dibuje B con color rojo.

5) Enseñanza L O G S E :

Un leñador vende un carro de leña por un importe de 100 €. Los gastos de producción se elevan a 80 €, y el beneficio es de 20 €.

Actividad: subraya la palabra "leña" y discute sobre ella con tu compañero.

6) Enseñanza de matemáticas en 1990:

Un cortador de leña vende un carro de leña por 100 €. El costo de producción de ese carro de leña es de 80 €. Escoja la respuesta correcta, que indica la ganancia:

(20 €) (40 €) (60 €) (80 €) (100 €).

7) Enseñanza de matemáticas en 2000:

Un cortador de leña vende un carro de leña por 100 €. El costo de producción de ese carro de leña es de 80 €. La ganancia es de 20€ ¿Es correcto?

(Si) (No).

8) Enseñanza de matemáticas en 2008:

Un cortador de leña vende un carro de leña por 100 €. El costo de producción de ese carro de leña es de 80 €. Si Ud. sabe leer coloque una X en los 20 € que representan la ganancia.

(20 €) (40 €) (60 €) (80 €) (100 €).

9) Enseñanza de matemática curso 2009/10:

No se preocupen si no saben responder el ejercicio anterior, llevarán a los profesores a la Oficina de Supervisión del Ministerio de Educación y les exigirán, a los profesores, repetir la prueba en vista de que la pregunta es de alta dificultad.

Además, también pueden valerse, como elemento de apoyo, de chuletas, libro o de cualquier método o sistema para copiar en el examen sin que por ello sea expulsado de dicho examen ni suspendido, ya que, según la Universidad de .........., están en su derecho.

LA PRÓXIMA REFORMA: ...... *** El enunciado será algo así: ***

10) «Ebaristo, labriego y leñador, burgues, latifundista espanyol farcista spekulador i intermediario es un kapitalista insolidario y centralista q sa enriquezio con 100 pabos al bender espekulando un mogollón d leña».

Bibe al hoeste de Madrid esplotando ha los magrevies. Lleba a sus ijos a una ejcuela de pago.

Analiza el testo, vusca las faltas desintasis, dortografia, de puntuazion, y si no las bes no t traumatices q no psa nda.

Ejcribe tono, politono o sonitono con la frase "QUE LISTO EL EBARISTO" y envia unos sms a tus colejas komentando los avusos antidemocráticos d Ebaristo i conbocando una manifa expontanea d protesta. Si bas a la manifa sortearan un buga guapeado. SALU2

jueves, 30 de septiembre de 2010

Para los poco entendidos en la materia

El sábado tuvimos reunión familiar con la parte del contrario. Y justo no habíamos hecho más que comer y los cuñaos, los que habían invitado por dos cumpleaños, comenzaron a contarnos algo que les había pasado no hacía muchos días.

Coincidían en vacaciones, pero no iban a salir fuera, así que ellos, bien preparados para pasar un día campestre, decidieron irse a ver el monte de El Pardo y alrededores, que como antes, viviendo Paquito, no se podía ir y ahora, pasada la repanocha de años en que aquel señor decidió estirar la pata y no volver a asomarla, por fortuna, pues que se les emperejiló a ellos conocer el sitio, tiraron tal que hacia allá, con idea de comer (sus buenos tapergüeres llevaban) en alguna zona verde de los alrededores.

En total, que en habiendo visto El Pardo y yendo por la carretera, les gustó una zonita cercana a la carretera donde pararse un rato y poder meterle mano al gazpacho y a la tortilla de patatas. Empiezan a meterse en la zona y justo parecía que el coche que allí había les daba paso antes de marcharse. Bien. Pero hete aquí que cuando ellos meten el coche, el otro coche, el que en principio parecía querer irse, se les acomoda bien cerquita. Y al momento llega otro vehículo que también se coloca cerca del suyo. Mi cuñada se mosquea y le dice a mi cuñado (su marido, para más señas) que por qué no se van, que la jugada del primero que se iba y no se va y la del otro que llega para quedarse, no le gusta nada. Mi cuñado (el marido de mi cuñada y padre de mis sobrinas, todos ellos por parte política como creo que ya dije) le dice que no, que no pasa nada. Sale del coche y abre el maletero y saca algo. Vuelve a cerrarlo. Lo vuelve a abrir para sacar los cubiertos.... Mi cuñada dentro del coche observando a los individuos de los otros dos vehículos, que tampoco le quitan ojo a ella. Los de los otros dos coches que también abren sus maleteros. Si los cuñados abren una puerta, los otros abren las suyas.

Ya más mosqueados que un pavo en navidad, deciden irse a comer a otro sitio. Salen de allí y los dos coches detrás de ellos. Pies para qué os quiero. Ruedas, ya podéis tirar millas que vamos cagaos. Si ellos cambiaban de carril, los otros hacían más de lo mismo. Si volvían al carril de antes, esos también, hasta que al final, por la M-30, consiguieron perderlos de vista, que no me imagino yo a mi cuñao a 130 ni harto vino.

Pero qué pasa? Que esta gente nos quería atracar? Y si era la policía que ha confundido nuestro coche con el de unos terroristas? Para casa escopetaos y a llamar a la policía de la zona de El Pardo.

Y aquí averiguaron cuál era la respuesta a tanta historia que os he contado. Una nueva forma de tener encuentros sexuales, que se llama cancaneo o dogging para los del idioma inglés y que consiste en eso, en tener encuentros con desconocidos habiendo contactado previamente a través de foros al efecto, en zonas alejadas y cuantos más cancaneantes… mejor.

Incluso tienen una serie de normas: si dejas las ventanas entreabiertas estás dando paso a que te miren, se acerquen e incluso toquen y disfruten. Cuando abres la puerta del coche (el dichoso maletero) das a entender que cualquiera puede participar en el lío sin problemas; si la dejas abierta, ahí está invitado todo quisqui a ponerse como en las bodas de Camacho. Si dejas la luz interior del coche encendida es que las personas que están en el interior desean ser observadas, ¡enhorabuena a los mirones!.

No dejo de imaginarme a mi cuñao maletero parriba, maletero pabajo y a mi cuñá con los ojos como platos. Vamos ,que lo que se han perdidooooo.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Cobrar durante la crisis

Tan tierno

Paso últimamente por momentos de debilidad y de ternura. Y he de decir que el de ayer fue especialmente tierno y cariñoso porque me hacía mucha falta. Y decidí darle un vuelco, si no a mi vida, sí a mi ordenador del trabajo, con el que paso siete horas diarias. Y decidí que esa criaturita que tantísimo amor me inspira desde el momento en que le puse cara (anteriormente tenía a mis hijas y en otros momentos he tenido a mis hijos peludos como fondo de pantalla) y que tanto querría yo tener con nosotros en casa, ya que adoptarle sé con certeza que es muy complicado y los acogimientos me dan mucho miedo porque no sé cómo podrán salir, al menos tengo la posibilidad de verle a diario, de hablarle, de decirle cuánto quisiera cuidarle si pudiera y de hacerle saber que no debe preocuparse, pues tarde o temprano podré abrazarle como él merece y como yo, desde hace ya tiempo, quisiera hacer; y besarle y darle toda la ternura y el afecto que le han faltado desde siempre y que yo estoy segura de que sabría y podría ofrecerle. Su nombre es Josh, uno de tantos nombres que nos pasan desapercibidos hasta que les vemos esa carita dulce y empezamos a plantearnos que queremos uno para nosotros, que somos capaces de darles todo lo que necesitan y que, de momento y por mala suerte, les ha faltado. Os dejo una foto de mi niño Josh. Sé que mi sueño se hará realidad algún día y que podré ver esos ojitos dulces pronto. Eso espero.




Lo siento, pero es que los sábados hay que hacerlos un poco más atrayentes y divertidos, sobre todo cuando estamos currando algunos y los demás estáis durmiendo a la pata suelta y dando ronquidos de oso. Yo hoy estoy soñando con Josh despierta. Bueno... y ayer y anteayer y antes de anteayer.... Voy a ver si hablo con su mujer y le digo dos verdades ;-(

viernes, 24 de septiembre de 2010

Entrevista a un hombre en plena crisis

A un hombre de unos 70 años le está entrevistando un periodista en plena calle. El hombre entrevistado se expresa del siguiente modo:

- Soy hijo de exiliados.
- Hasta los 27 años y poco antes de la transición no puede volver a España por culpa de Franco.
- A mi padre, pobrecito, no sabíamos ni dónde enterrarle.
- Mi madre estuvo muchos años en silla de ruedas.
- Ahora tengo 70 años.
- Hace meses me sacaron el 30 % de un pulmón.
- Mi mujer es inmigrante.
- Tengo tres hijos con ella.
- De los tres sólo trabaja una, la del medio,.... pero no cobra nada.
- Todos, incluidos los nietos, viven de mi asignación.
- La mayor se acaba de divorciar.
- Mi yerno se daba a las drogas y al alcohol y la ha dejado con dos niños.
- El pequeño de mis hijos aún no se ha ido de casa y además se ha casado con una divorciada y la ha traído a vivir con nosotros. Esa señora antes trabajaba, tenía mu buen puesto, pero desde que vino a mi casa ya no hace nada. Ahora tienen dos niñas que también viven bajo nuestro techo....y para colmo este año, con lo de la crisis, casi no nos hemos podido ir de vacaciones y si me apuras...... ni he podido celebrar que España ha ganado el Mundial.

El periodista pone los ojos muy redondos y comenta:
..
..
..
..
..
..


- "Majestad, no creo que su situación sea tan mala".

jueves, 16 de septiembre de 2010

Maduras pero no podrías

Todo nos va cambiando en la vida. De niños, nuestras únicas conversaciones son relativas a los juegos y a los amiguitos del cole. De jóvenes se suele hablar de lo mal que nos cae tal profe y de lo bien que nos cae (porque nos hace tilín) tal chico o tal chica y de lo cargantes que son nuestros padres con el tema del horario. Y cuando nos hacemos mayores, aparte de pocas cosas más, lo que abunda son las conversaciones sobre los achaques.

¿Y por qué digo esto? Pues porque hace un par de días quedé con una compañera de una empresa en la que trabajé hace muchos años (compañera y sin embargo amiga) y lo primero que surgió nada más darnos un achuchón por el tiempo que hacía que no nos veíamos fue aquello de… ¿y tú qué tal? Buf, si yo te contara, que mira tú por dónde te voy a contar con pelos y señales… del oído derecho fatal, pero no me da la gana operarme, así que en cuantito vuelva al médico le voy a decir que por qué no me pone un aparatito chiquitín que no se me vea con estas melenas mías al viento. También ando medio tocada de un ojo, que si me descuido no veo un pijo magnífico. Menos mal que fui de urgencias y me lo operaron. Lo del hombro yo creo que más bien es una tendinitis de nada, porque ya ni abrocharme bien la ropa puedo por la parte de detrás. Pero aparte de todo eso… estoy estupenda.

¿Y tú qué? Uy, pues mira, yo también ando un poquito tocada. La tensión ocular, que la tenía por las nubes, afortunadamente me ha ido bajando gracias a un colirio que me tengo que echar ya de por vida dos veces al día. De la espalda ahí ando medio medio, que me vengo levantando todos los días con los riñones al Jerez. Luego también empecé con la premenopausia que me tiene alteradita perdía, amén de los miomas, que menos mal que no son malos y ahí se mantienen como campeones que son. Si algún día me los tienen que quitar voy a pedir que me los planten en formol para poderlos enmarcar como recuerdo. Y lo que no le digo yo a esta loca es que me empieza a salir barba. Bueno, barba, lo que se dice barba, no. Pero sí esos incómodos pelillos minúsculos que me afean como no los quite. Y una fea… jamás, así que un día sí y otro también, pinzas en mano, pegando tirones.

Y tras el chequeo médico de la una y de la otra, pasamos a hablar de para cuándo ese viaje a Benidorm con nuestros compañeros de la residencia con los que gracias al Imserso disfrutaremos de forma económica si los achaques no lo impiden.

¡Un placer, como siempre, volver a verte, Pepa! Que te conste que somos las mejores.La siguiente vez que nos veamos espero que no sea con los pastillitas de colorines, aunque al paso que va la burra…

lunes, 13 de septiembre de 2010

Para que te entretengas

Entre que vuelvo y no...


Un poquito de paciencia, porfaplís

No te tengo abandonado aunque pueda darte esa sensación. Sí, últimamente no estoy siendo una buena madre contigo, pero es que ya tienes edad y pienso que no tienes que ser tan dependiente. Ando pelín liada por no decir liadísima. Entre obra, vacaciones y remates que nunca terminamos de rematar para que finalmente quede el jardín en condiciones, soy consciente de mi dejadez, tanto en tí como en otros menesteres que no piden de comer. Si pidiérais, os habría puesto el plato almóndigas o cocletas sin problema alguno, pero como no decís ni mú, yo tan pichi, aunque también os echo de menos.

La normalidad está casi a puntito de llegar. El jueves volverán los madrugues para ir al curro. Verás cómo entonces la cosa cambia. Y si no fuera así, dame dos voces bien dadas y vengo en un plis plas. Sabes que soy rauda si me lo piden.

Aguanta lo poco que queda. Estaré por aquí. !Seguro que sí!

jueves, 26 de agosto de 2010

Cuando el gallo canta... (capítulo II)

He hablado con el Ayuntamiento por aquello de los gallos cansinos que ya os comenté en otra entrada del blog. En el ayuntamiento me han dicho que ya han llamado más vecinos y que directamente hable con la Policía Local. Y eso he hecho y he hablado con un agente muy simpático que me ha dicho que puedo ir cuando yo quiera a poner una denuncia vecinal, que están en ello, pero que si no tiene más de cinco declarados no se va a poder hacer nada, pues es el número máximo permitido, que si ya pasan de cinco, es algo ya zoológico.

¡Coño, y tan zoológico que es! ¡Y de locos! Esta noche eran las cinco cuando los bichos empezaron a dar el cante y nunca mejor dicho. Y encima hay uno que está medio ronco y canta de pena, que dan ganas de darle claras de huevo de alguna de las gallinas que seguro también andan por allí para dulcificarle la voz.

Y yo ahora pienso... ¿y si en lugar de gallos tuvieran vacas o caballos? ¿O cuarto y mitad de cada uno?

¡Verlo pa creerlo!

miércoles, 25 de agosto de 2010

Redecorando

Pues ya casi, casi. Dos detallitos que faltan, pero prácticamente finiquitada la obra del dichoso jardín, que ya no lo es tanto. Y es hasta grande, o por lo menos bastante más de lo que parecía con tantísima selva tropical como tenía. Ya se han perdido las avispas, los nidos, las telarañas tamaño caballo, los mosquitos trompeteros y no tan trompeteros… y me quedan las hormigas, que van y vienen de la zona del vecino a la mía y viceversa, pero esas molestan menos.

Y ya colocando y dando retoques (que le hacen falta unos cuantos para que parezca algo) y pasando cepillo y fregona ahora sí y luego también, comprando felpudo, cojines para las sillas nuevas, trasladando macetones de un sitio a otro, colocando mesa, poniendo luces… todo lo que se hace cuando uno estrena algo, que se le pone todo el mimo del mundo. En esas ando y por eso no paso mucho por aquí ni por ningún otro sitio. Tengo mi tiempo ocupado en otros menesteres.

El numerito de la mesa para la terraza, que ahora es más grande, fue morrocotudo. Te vas el sábado al Leroy Merlin ese y ves una que te gusta, con sus sillitas, de forja, fuertota, redonda como querías… y vas y la compras. Y te la llevas. Y abres el maletero del coche y justo antes piensas… ¿igual no cabe? ¿Cómo no va a caber si en este coche, aún siendo chiquito, se mete de todo?

Ya… de todo… ¡¡¡¡menos la mesa!!!! Y rodando va a ser que no te la puedes llevar que hay unos pocos de kilómetros hasta tu santa casa. Así que tiras del jefe de la obra que dijo que tenía que pasar a por la verja al Leroy Merlin. Casualidades de la vida! A ese hombre le debo tener mesa, aparte de dinero, porque aún no ha puesto la famosa verja que iba a comprar porque no la había y yo, mientras tanto, tan pichi sin soltar los chavos que le faltan por cobrar, que no son pocos.

Esas cositas me pasan a mí. Supongo que no soy la única loca que compra al tun tun sin medir un maletero. Eso sí… me pasa una vez. ¡La próxima… metro en mano por si las moscas! ¡¡¡¡O rodando!!!!
;-P

jueves, 19 de agosto de 2010

Hasta en las mejores familias

Os dejo un vídeo para que sonriáis un poquito:

Cuando el gallo canta...

Dicen, o yo al menos así lo tengo entendido, que cuando el gallo canta es para demostrar su fuerza, su poderío ante el resto. Y no sólo canta una vez, al amanecer, que es lo que siempre todos habremos pensado, sino que lo hace bastante a menudo para que se note que es el machote del gallinero. Y otro le contesta porque él también es más chulo que un ocho y el primero le rebate con otro cantar, y así sucesivamente, salvo que haya gallinas suficientes como para no andarse con tonterías entre ellos.

Pues bien. Diréis que a son de qué viene ahora que una loca como yo hable de gallos, cuando ni soy gallina ni estoy empollando, ni me he dejado crecer cresta ni tengo pluma. Y lo hago porque vivo en un pueblo, por muy de capital que sea. Y tengo yo unos vecinos (de los pisos de protección oficial que nos colocaron al lado) que se han dedicado a poner un gallinero según parece y estoy de gallos hasta el mismísimo chisme porque, sea la hora que sea, allá empiezan ellos con sus kikirikís como posesos a ver cuál canta más fuerte o cuál molesta más a los vecinos. Y no es cuestión de mandar a un matón a sueldo para que les rebane el pescuezo, pero ganas no faltan.

viernes, 13 de agosto de 2010

Recuerdos de una vida

En el blog de una amiga se hace mención a los baúles en los que se siguen albergando recuerdos, trocitos nuestros que quisimos conservar para revolcarnos en lo que nos resultó reconfortante o para regocijarnos en aquello que nos hizo daño pero no queremos desechar porque nos marcó para siempre.

Los baúles son eso, recipientes repletos de vidas, anónimas o propias, que a veces terminamos por abrir para ponerlas al fresco, para que no se nos oxiden y queden ahí, solas, sin nadie que las recuerde.

Pero hay ocasiones en que podemos llevarnos la sorpresa de que al abrirlos, encontremos ahí un fantasma del pasado, algo que no recordábamos tener dentro de la caja castigado y bien guardado, que aprovecha la apertura del baúl para ir saliendo de él despacito y volver a presentársenos de nuevo con el fin de reabrir ampollas que teníamos ya curadas. Y es capaz de volverlas a abrir y de hacernos sufrir otra vez. El problema de esto es que no es fácil tener el sitio suficiente para ubicar el baúl de los fantasmas debajo de la escalera o bien guardado en un cuarto donde apenas entremos y que tengamos cerradito con una llave que ni queremos recordar dónde pusimos la última vez que aquellos fantasmas surgieron del pasado y otro baúl con los recuerdos buenos, con los que nos reconfortan y nos hacen sonreír, cuya llave tenemos a buen recaudo.

Igual sería más fácil coger el baúl fantasmal, taponar muy bien la cerradura y lanzarlo lejos, donde esos fantasmas terribles se sientan abandonados o no sepan regresar. Dudo que eso sea fácil de conseguir si no somos los actores de una película. Pero quizás si ellos lo consiguen en el cine… por qué nosotros no?

;-D

jueves, 12 de agosto de 2010

Distintos y sin embargo colegas

De un correo recibido. Entre tierno que es y reconfortante que a mí me parece, os dejo esta presentación de animalicos varios en plan colegueo. Qué poco se nos pega de ellos...


lunes, 2 de agosto de 2010

Un cuento chino

Seguro que algunos ya lo conocéis, pero para los que aún no lo hayan visto, aquí os dejo el cuento de José Mota a su hijo. :-)

domingo, 1 de agosto de 2010

Porque sin manteca no queremos estar

Sí. Me animó mi amiga Allie, la del todoslosforos, asturiana de pro que algunos recordaréis, porque me da penilla verle cómo apenas se mueve, porque yo le visito y casi siempre está solo, sin más compañía que la mía casi cuando paso por allí. Así que hemos decidido que podemos animarle, o al menos, intentarlo. No tiene por qué sentirse fatal y los demás lo mismo al verle.

El foro chiquirriquitín chiquirriquitín que creé junto a una locatis que seguro se dará por aludida, vuelve a remontar. Nuestro sinmanteca resurgirá de sus cenizas. Así que desde aquí pido ayudita. La que podáis si queréis hacernos una visitilla y tomaros un refresquete con nosotros. Si dejáis propinilla para corrernos una juerga, tampoco tengáis problema. Incluso si alguno se hace cargo de pasarle el plumero para quitarle las telarañas, le pongo un piso!

Os dejo su link. Igual nos vemos por allí. Y por aquí :-D. O no...

http://sinmanteca.foroactivo.com/index.htm

viernes, 30 de julio de 2010

Que no pare la música

Una es una auténtica profana en cuanto a jerga taurina. Supongo que porque para mí la fiesta nacional, tan seguida en mi casa sobre todo por mi madre, fue siempre una aberración que no conseguí entender nunca. Sigo sin entenderla, igual que todo su palabrerío.


Ayer fui por primera vez a la plaza de las Ventas, y no a ver ningún evento taurino, sino un concierto. Mark Knopfler nos venía a emocionar un poco a los madrileños y a enseñarnos ese arte suyo con la guitarra. Conseguimos las entradas justo la noche antes del concierto, no sin algunas dificultades a la hora de hacerlo vía internáutica. Pero las conseguimos, y de las más baratas si hablamos de casi cuarenta euros del ala por cabeza.

Y allá que fuimos al coso taurino (eso lo conozco gracias a la manía de hacer crucigramas como una cosaca en mis tiempos mozos) y nos dispusimos a averiguar dónde estaban nuestras localidades. Andanada del tendido dos, fila siete, asientos 17 y 18. Previamente me avisó una compañera de que cogiéramos dos almohadillas porque allí la piedra guarda muchísimo el calor. Así que antes de comenzar nuestro periplo por la plaza de toros, pillamos dos chismes donde colocar nuestros culos (a 1,20 cada bicho de estos en los que a buen seguro habían puesto sus culos miles de personas antes que nosotros). Y preguntando dicen que se va a Roma y nosotros elegimos, en lugar de la ciudad italiana, aquella nuestra fila siete en la andanada del tendido 2. Andanada ya sé porqué se llama: andar… andas lo que no está en los escritos y siempre cuesta arriba. Tendido dos… en lo más alto del gallinero. Y lo de tendido creo que ya lo he entendido (si puedes, mejor ver los espectáculos tumbado, porque sentado es, más que incómodo, mortal de necesidad. Fila 7… la de arriba del todo, con el único acompañamiento por la espalda que el de la pared (ahí por lo menos, tuvimos suerte, que vecinos traseros no llevábamos). Sube, sube, si es que puedes, a tu fila. Por supuesto, para ello, levanta a yo qué sé cuánta gente que seguro que cuando supo cuál era su sitio, pensó lo que yo… podíamos haber pillado las entradas algo más caras, porque esto no tiene nombre. Y no lo tenía, pues llegados al señor de cuadros, que era la referencia del acomodador, siéntate y coloca a la chica de delante tal que apoyada en tus piernas que han quedado embutidas porque en el tendido no te puedes tender salvo que estés tú solo, que no era el caso. Y tus pies se empiezan a dormir, no por aburrimiento, sino por falta de circulación de la sangre. El culo, bien. Al menos mullidito, aunque tan cuadrado como la almohadilla por la que pasaron miles de culos antes que el tuyo. Ay, que vienen más, que me toca ponerme el bolso sujeto en el cuello, la botella creo que mejor me la dejo ya en la boca y eso que me ahorro de movimientos bruscos porque aquí no hay hueco ni para rascarse la nariz. Y menos mal que ya has meado antes, que como tuvieras que levantarte... Ah, pues mira, de momento sigo sin gente a mi izquierda. El acomodador. No!… otra pareja que se acerca con él. Y la referencia dejó de ser el señor de cuadros para ser la chica de la camiseta con cosas raras verdes. Yo. Y vinieron a mi lado justo. Y yo con el bolso medio al cuello, el abanico en la mano derecha porque me daban yuyus premenopáusicos y no podía dejar de darme aire, la botella dentro del bolso, las piernas diciéndome SOS que nos morimos, el culo hecho un cuadro, una columna que partía en dos el escenario, más gente que en los toros, algún que otro panoli diciendo que quería un hijo de Mark Knopfler y Mark Knopfler ahí, sentadito en una silla tan agustirrinín y tocando como los ángeles.

El concierto… bien. Gracias!

martes, 27 de julio de 2010

Amable

Su nombre nos era familiar como palabra, pero jamás habíamos conocido a ningún otro que lo llevara a cuestas. Como adjetivo es usual. Amable. Y hacía buen uso de él porque amable sí que era. Era Amable y amable, amable y Amable desde hacía 78 años. El típico señor mayor de aldea, un gallego de los pies a la cabeza. En la suya llevaba caladita una gorra estilo boina, y sus ropas absolutamente sencillas, de campo. Y era uno de los mejores jugadores de tute de toda la comarca. Y le tuve de compañero, de pareja de tute en una partida. Y era listo, muy avispado, no se le escapaba una.

A la mínima aprovechaba para contarnos cosas de su niñez, de su juventud (de su etapa adulta no contó apenas nada, salvo que tenía un hijo que trabajaba en la administración en Gerona y que en cambio su mujer y su pequeño de tres años vivían en Guadalajara). Y ahí empezó todo. Nos buscaba, nos iba a ver al hotel rural de Gustavo (el compañero de mi marido que consiguió tras jubilarse hacer un hotel de esas características en su comarca natal, esa que tantísimo adora, aquel sueño que llevaba en danza en su cabeza y que por fin llegó a cumplir). Íbamos a desayunar y al bajar de asearnos y lavarnos los dientes, ahí teníamos a Amable esperando pacientemente por si queríamos pasar un rato con él. Comíamos, echábamos quizás algo de siesta o tonteábamos un poco haciéndonos los locos, y al bajar, ahí teníamos de nuevo a aquel amable Amable haciendo tiempo, tomándose un café descafeinado hasta que bajábamos. Y justo el día anterior a marcharnos, Amable estaba esperándonos para despedirse de nosotros con toda su amabilidad a cuestas. Y entonces a mi contrario se le ocurrió hablar de mili. Dices tú de mili... Y Amable comenzó con su relato y allí se nos presentaron el cabo furriel, el coronel con un bigote de impresión, los mosquetones y su limpieza, las guardias, los calabozos, los permisos, las peladuras de "patacas" (patatas en gallego) y todo lo que a Amable se le venía a la cabeza de aquellos tiempos.
Pero lo que a mí más me impresionaba era la memoria prodigiosa en una persona de ochenta años, la cantidad de detalles que mantenía allí guardaditos y que decidió sacar de golpe como si de un torrente se tratara..
Sé que nos echa de menos y que espera que volvamos por allí a jugar al tute, cuando sea, cuando buenamente se pueda. Y nos esperará amable, todo lo amable que es, con toda esa amabilidad y ternura llena de canas, de arrugas, de experiencias y de serenidad que supongo que termina dando la vida, una larga vida que se siente ahora más sola que nunca, que necesita ser compartida, aunque sea con unos desconocidos que lo más que han hecho es charlar con él y jugar al tute. Ganando, claro. Con experiencias así siempre se sale ganando

domingo, 25 de julio de 2010

El retonno

Dos días en Madrid y ya echo de menos la paz del Norte. El relax de allí se pierde según vas llegando a la meseta. Y el fresquito también. Se deben perder juntos por aquello de la incompatibilidad con la capital. Está claro que una cosa no va con las otras. Después de la “jartá” a verde, a temperatura ideal, a comida buenísima, a belleza natural, a buenas gentes y a algún que otro kilo que iba unido a aquellos, abres los ojos aquí y te da un algo, porque todo eso se esfumó unos kilómetros después, menos ese kilo de más que se vino conmigo todo el viaje de vuelta. Y aquí sigue.


Poco más me da tiempo a decir ahora. En otro momento lo haré; no os vais a librar tan fácilmente. Ahora toca apechugar con la cruda realidad y ponerse las pilas, que si no nos pilla el toro. Y eso que no voy de colorao :-)

viernes, 16 de julio de 2010

Hasta muy prontito

Mi menda lerenda se las pira una semana para Lugo. A ver si allí es posible que servidora pueda dormir a la pierna suelta por aquello del fresquito, que éste aquí, en los Madriles, brilla por su ausencia toda y andamos de un recocido que pa qué. Así que, este niño mío al que tengo últimamente abandonado, vuelve a quedar a vuestro cuidado si tenéis a bien, y si me pilla varicela o paperas, me lo acercáis al pediatra a que le eche un vistazo y de paso le pegue a él la enfermedad.

Que eso, que en breves vuelvo y espero que con ganas de contar algo, que estoy últimamente de un soso subido que no me aguanto ni yo. A ver si el pulpo, el arroz caldoso con langosta o las vieiras hacen conmigo un milagro y me estiran la lengua un poco y de paso las manos, no para pegar guarrazos al vecino, sino para utilizar un poco más el teclado en este mi criaturo.

Besos a mamá y pataditas a papá. O lo que es lo mismo, darse vosotras por besadas que a ellos ya les pego yo un buen lechuguinazo a la mínima

miércoles, 7 de julio de 2010

Puro vicio

Esto sí es vida! Todo bien aireadito a pesar de que somos muy señoritas y nos ponemos el aparato de aire acondicionado, que como antes no teníamos en nuestro despacho, ahora tenemos un vicio de impresión y lo ponemos a funcionar desde que venimos hasta que nos vamos. Que sí. Que hay un poco de polvo y el suelo no está especialmente limpio, pero estamos como en la gloria. Además de lo bonito que nos va a quedar. Que nos quejamos de vicio parece que nos quieren decir.


Hoy además, si queremos mear o cagar, por aquello de la ventilación, nos han quitado amablemente la ventana y se nos ve hacer nuestras necesidades desde la otra parte de la pared. Que quieres ver algún hombre cambiándose, pasas al otro baño (lástima que este no tenga ventana, que estaría igual de aireadito que el otro).

Y sí. Estamos tan sumamente agradecidas por estas condiciones laborales, que yo hoy he terminado llamando al jefe de personal por teléfono para ofrecerle mis más sincero agradecimiento. Y se sentía mal y todo. Me decía… yo no tengo la culpa. Y yo le contestaba… no, si ya lo sé. Si la culpa es nuestra por querer venir a trabajar aquí, a este idílico edificio y con estas magníficas condiciones que seguro para otros serían envidiables. Y nosotras nos quejamos. Puro vicio lo nuestro, seguro que sí.

Sin ventanas. Si quieres suicidarte puedes sin problemas. No tienes más que ponerte en cualquiera de los numerosos polletes y halaaaaaa, pabajooooooo. Que te cae mal alguien, es el momento de darle un empujoncito. Y con esto no quiero decir ni que yo vaya a pegarme un guarrazo ni que tire a alguien por el hueco (por uno de tantos como tenemos para elegir). Hoy me subo por las paredes (por lo menos de esas también tenemos…)

miércoles, 30 de junio de 2010

Jartita estoyyyyyyy

Martillazos continuos. Polvo blanco que no deja de subir hacia arriba y colarse por las ventanas. Radiales que suenan y suenan como malas bestias. Mala leche a raudales. Ganas de ahogar a alguien. Deseos de irme de vacaciones o, como poco, de teletransportarme a un lugar más agradable. Voy a terminar bien mis 43 años. Cojonudamente, por lo que veo.

Y es que me invade un ánimo más poco sandunguero… He cobrado, mis chicas han terminado bien sus exámenes, la pequeña aprobó la selectividad, me queda medio mes para coger vacaciones, estaré relajadita en casa durmiendo lo que me plazca, España ganó (date cuenta de la importancia del hecho, que es de lo más relevante…), mi compañera tendrá un bebé en breve… y como que no le veo a nada la gracia. Hoy va a ser que no estoy graciosa. ¡Mira tú por dónde!

Incluso, por mucho que me mire Brad con ojitos, que sé que lo hace, hasta le estoy obviando, y eso sí que nunca lo habría hecho yo en circunstancias medio normales. No sé qué quiero, si es que quiero algo. Necesito un psicoanálisis por lo menos. Y encima dejé la carrera a mitad de camino, con lo cual autoanalizarme tampoco puedo. ¡Si es que de donde no hay no se puede sacar!

martes, 29 de junio de 2010

Cayendo en las redes de un amor ilícito

Piensa que no me doy cuenta, pero sí. Cada vez que le miro de reojo me está mirando. Continuamente me observa de arriba abajo. Con deseo. Se le nota a la legua. Y me gusta que me desee porque me hace sentir como muy pocas veces he sentido. No es mi marido, ni mucho menos. No penséis que hablo de él. Hablo de otro hombre, de uno de lo más atractivo que tengo muy cerca en el trabajo. No había reparado antes en él, quizás porque no le tenía tan cerca como ahora. Y hay que ver cómo me pone! Hasta se lo he contado al contrario porque ando medio obsesionada y tuve que terminar confesándole que hay otro que me atrae muchísimo. Pobre. Hasta creo que lo entiende. O eso dice… Espero no hacer ninguna burrada, aunque lo cierto es que ganas no me faltan.


Sé que este ser especial tiene mi teléfono. De momento no se ha atrevido a llamar. Él también está casado y tiene hijos, como yo. Quizás sea eso lo que le frena. Pero yo al paso que voy me quedo sin frenos, porque me puede. No sé el tiempo que aguantaré ni sé porqué os lo estoy contando cuando este tipo de cosas no se deben airear, y menos aquí, que es público. Incluso pudiera ser que él lo leyera, porque alguna vez me ha visto que tengo el blog abierto. Igual se quedó con su nombre y sigue, aunque calladamente, lo que escribo aquí.

Así estoy de chiflada por ese hombre del que tengo dos fotos pinchadas con chinchetas justito en la pared de mi lado en la oficina eventual en la que paso mi tiempo de trabajo mientras las obras dichosas avanzan muy despacio. Ese hombre tiene un nombre. Se llama Brad. Su apellido ya lo conocéis. Pero el papel es lo que es: papel. Sus ojazos verdes me remiran me coloque como me coloque, me recorren enterita, me pone a cien minuto tras minuto, pero sus manos no se mueven ni locas, ni musitan lo más mínimo esos labios carnosos, que, por desgracia, también son de papel. Si esto lo leyera su mujer se descacharraría de la risa, pero a mí me da lo mismo. Yo disfruto con su marido las mañanas enteras. Es todo para mí. Le tengo a mi lado que es lo que importa. Quizás algún día se decida a abandonarla por mí, o venza la timidez y termine por marcar mi móvil. Ese día seré feliz y me temblará la voz cuando escuche en un spanglish rarito: ¡Magmooooo, te quiegooooo, cogasónnnnnn!

martes, 22 de junio de 2010

Un día inolvidable donde los haya

Está siendo un día de lo más raro. Primero, de obras en el curro con el consabido sube, baja, mete expedientes y trastos en cajas, coge el teléfono a la par que guardas grapadora y taladradora de papel con una mano para que te quede libre la otra y con la oreja pegada al hombro puedas oír y repetir hasta la saciedad la hora de la reunión de esta tarde, a la par que das tres voces o cuatro al peón que de turno te ha tocado para que te suba la cajonera y la caja que tienes ya llena a la segunda planta, despacho de las mesas, donde, a partir de mañana, estaremos unas nueve personas dándonos bien de calorcito durante un mes y medio aproximadamente. Calorcito, la chapa, el no aguantarnos, las risas, los berridos, el vocearnos o el andarnos con secretitos sobre la de dos mesas más para allá.


En habiendo terminado hasta el mismísimo gorro de la santa mañana en que más bien fui otro peón de carga, me encuentro con que la famosa reunión de la que ya informé a medio pueblo hoy, me la como yo porque yo lo valgo. Otra gracia!

Y termino la reunión con políticos de por medio y un salón de plenos a rebosar de padres y niños que es lo que me toca por trabajar en el área de Educación, llego a casa y me encuentro (o más bien oigo) a dos cafres pegándose voces a diestro y siniestro y que son mis queridos vecinos de la izquierda según miro mi casa de frente. Madre e hijo poniéndose a caldo y yo en la casa de al lado, que soy humana, tengo sentimientos y que hoy lo que más tengo ya es mala leche y me están poniendo de los nervios porque lo que hoy busca una más bien es tranquilidad y sosiego y no gritos y más gritos que a una le importan un comino y medio pero se los está tragando.

Menos mal que mis gatos no se inmutan y duermen en los sillones como ceporros que son y que yo me voy a salir al jardín a regar y a olvidarme del mundo, que hoy especialmente, me resulta desagradable. Seguro que cuando suba esta entrada y me vaya yo con un cigarrito y una cervecita al jardín vendrá una avispa de estas que tenemos aquí muy bien criadas y están de lo más orondo, y me pica. Y con eso acabo de cagar el día.

Pero por lo demás…. BIEN!!!

lunes, 21 de junio de 2010

Para los que andan de ñapas

Los hay que hacen reformas porque en la vida hay que arreglar lo que se va “desfaratando”. Los hay que directamente pasan a derruir lo que no les gusta y se montan una nueva casa con un montón de trabajo y esfuerzo. Y los hay, como yo, que habiendo reformado algo con algún que otro quebradero de cabeza por aquello de que las obras nunca salen como uno quiere y siempre hay que andar tapando agujerillos que no quedaron del gusto de uno, siento que de momento me quedo como estoy. Alguna que otra gotera tengo, pero mira, cuando ha dejado de llover se ha secado y de momento no es necesario llamar al “gotero”. Siempre aparece alguna grieta pequeña, pero mientras siga siendo pequeñita y no sea absolutamente necesario sujetarla, no creo conveniente llamar al “quitagrietas”.

Quiero decir, que de momento, no somos malos “bricolajeros” y nos apañamos nosotros mismos para las pequeñas ñapas. En ello estamos, mano a mano. Lo que no quiere decir que si hace falta llamar a un experto jefe de obra, tengamos que hacerlo. Es lo malo de algunas casas, que aún bien construidas, aparentemente, te salen una castaña y te tienes que poner deprisa y corriendo manos a la obra para que no se te caiga a cachos y te pille debajo.

Desde aquí mis ánimos a los que andan de cabeza intentando que les salgan bien las obras y las chapucillas a las que han tenido que meter mano. Un poco de enfoscado, ladrillos nuevos, pintura o papel pintado, grifería moderna, una alfombrilla chula y algo de nuevo mobiliario y todo volverá a la normalidad y os sorprenderéis del aspecto de vuestros nuevos hogares. ¡Muchísimo más acogedores y prácticos seguro! Suerte! Podéis con ello!!! :-)

martes, 15 de junio de 2010

Seguimos con la película

Estoy segura que me ven cara de idiota. Y si me la ven será por algo. Porque nuevamente tengo nido en el jardín. Y lo más gracioso… de los mismos pajarillos. Esta vez toca por el frente. Y los niños, que deben pasar sus necesidades, criaturitas mías, pían y pían y me tienen la cabeza como un bombo. Una idiota con cabeza de bombo. Casi prefiero no imaginarme las pintas.

Se dan en adopción a una familia que realmente los quiera acoger con el máximo cariño, porque yo, visto lo visto, paso.

¿Se habrán pensado las aves de mi entorno que yo quiero ser abuela a todas horas? ¿Que me toca cuidar nietos en primavera y verano? Y son capaces de dejármelos sin escolarizar para que yo los cuide con esta cara de idiota que tengo. Pues va a ser que no, que seré una abuelita sin escrúpulos. Con cara de idiota, pero sin escrúpulo ninguno. Que no los escolarizan… que los multen. Que no tienen para comer… que roben del jardín vecino. Pero yo ya ni me inmuto.

Hala, voy a ver cómo va el nido!!! ;-)

sábado, 12 de junio de 2010

A vivir que son dos días

Supongo que quizás porque ya necesito otras cosas. Igual porque pienso que he perdido muchas otras. Lo mismo porque veo que ya el arroz se me pasó y que necesito recobrar el tiempo perdido. No sé bien exactamente porqué. Pero es el momento de los reencuentros con la gente a la que quería y que sin saber cómo ni porqué se me perdió en el camino de la vida. O sí llego a saber la razón: era joven, estaba enamorada, vinieron muy pronto las hijas, me até en exceso a sacarlas adelante, me dí demasiado sin mirarme para nada el ombligo, no tenía ocasión de pensar en mí, todos eran primordiales menos yo… En fin, que imagino que esas cosas no sólo me han pasado a mí.

Así que ya llevo un tiempito en que me miro mucho más el ombligo (y me lo encuentro monísimo, por cierto), me dedico más a mis cosas y a mi tiempo, hago lo que me viene en gana en cada momento sin tener que andar dando explicaciones o buscándome para disculparme ante mí misma excusas que a nadie le sirven (ni tan siquiera a mí), me quiero una burrada, y como yo lo valgo (aún sin usar Pantene) mañana me juntaré otra vez con compañeras de instituto, tomaremos lo que nos apetezca, charlaremos sin parar (ahí sigo siendo casi como antes: siempre me gustó más escuchar que darle a la lengua, salvo que me tiren de ella), nos echaremos todas las risas posibles, haré retratauras, y a ver si esta vez no se me escapa y a alguno que pase por allí le pido que nos haga alguna juntitas para la posterité, que eso la vez anterior me pasó desapercibido y eso sí que no puede volver a suceder.

En total, que como nunca es tarde para nada en la vida, ahora es mi momento, y como, lo mismito que las fotos, no quiero que me pase desapercibido, voy a vivir cada uno como si fuera el último que dicen. Bueno, exageradita soy, pues sangre andaluza llevo una poca por ahí dentro corriendo pacás y pallás. Tanto como si fuera el último se me hace excesivo, que luego soy tan pachorrona que ni se me nota la emoción y van a pensar mis compañeras que me estoy tirando el pisto.

Hala, que disfrutemos mucho, que es para lo que estamos. O no?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails