Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

viernes, 28 de diciembre de 2012

Nada es lo que parece

¿No os ha pasado alguna vez que miras a otra persona de tu misma edad y piensas que seguramente yo no puedo parecer tan viejo?

Bueno, leed esta historia :

Mi nombre es Alicia y estaba sentada en la sala de espera del dentista , era mi primera consulta con él. En la pared estaba colgado su diploma, con su nombre completo.


De repente, recordé a un muchacho alto, buen mozo, pelo negro, que tenía el mismo nombre, y que estaba en mi clase de Santa Mª del Bosque, como 30 años atrás. ¿Podría ser el mismo chico del cual yo estaba secretamente enamorada?

Después de verlo en el consultorio, rápidamente deseché esos pensamientos. Era un hombre calvo, su poco pelo estaba canoso, y su cara estaba llena de arrugas, y parecía muy viejo como para haber sido mi compañero de clase.

Despúes de examinarme mis dientes, le pregunté si se había graduado en Santa Mª del Bosque.

Sí, Sí, sonrió con orgullo.

Le pregunté: ¿cuándo te graduaste?

Me contestó, en 1980. ¿Por qué me lo preguntas?

Y yo le dije: tú estabas en mi clase.

El me miró detenidamente ...

Y ENTONCES, ESE FEO, CALVO, ARRUGADO, GORDO, CANOSO Y DECRÉPITO, ME PREGUNTÓ:

¿ DE QUÉ ERAS PROFESORA?











jueves, 20 de diciembre de 2012

Campaña publicitaria

Colgate ha creado una campaña publicitaria muy ingeniosa para promocionar su hilo dental, pero antes debeis mirar detenidamente las imágenes (si pincháis sobre ellas las vereis mucho mejor) y luego, ya más abajo de ellas os recalco los detalles...




Bien, ahora que ya tuvieron tiempo de observar detenidamente las imágenes... debieron notar que en la primera imagen la mujer tiene un dedo de más, en la segunda un brazo fantasma y en la tercera el hombre no tiene una oreja.
La campaña publicitaria cumplió su cometido, pues se demostró que los restos de comida en los dientes llaman más la atención que cualquier defecto físico.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Déjate ayudar

Con la de cosas que tenemos, lo poco que las valoramos y la de personas que con muchísimo menos son felices y no necesitan de apenas nada más que lo que tienen. ¿Te dejas ayudar por ellos?

viernes, 7 de diciembre de 2012

Patéticas navidades

No me hallo. No hay manera. Entre pitos y flautas, crisis, malos momentos para tantísima gente, el miedo a qué podrá pasar mañana y las dichosas fechas en que estamos y las que nos vendrán en breve, es que no consigo estar animadilla. Oigo cosas feas por aquí y también por allá, me pongo triste por nada a pesar de que, por fortuna y de momento, a nadie de mi familia le ha tocado aún nada malo, todo me afecta y estoy de un sensiblón que pa qué las prisas.

Y para colmo, lo que digo, las puñeteras navidades que no me gustaron nunca. Si anteayer estábamos tomando las doce uvas, por favor, ¿otra vez tocan doce? ¿Otra vez hay que juntarse para que parezca que todo va bien?. ¿Otra vez hay que gastar dinero porque no se puede cenar cualquier cosa?. ¿Otra vez hay que ser cínicos queriéndonos mucho cuando el resto del año no nos miramos a la cara apenas?

Nunca compro lotería. Lo típico del décimo del trabajo, pero este año ni eso: voy que me mato con 10 euros, compartiendo un décimo con otra compañera también asqueadita. Y, como todos los 22 de diciembre, no tocará ni la pedrea.


Lo sé. Sé que es el peor momento por el que paso al año, pero es que es año tras año aunque a mí me parezca que han pasado muy poquitos meses. Y no me apetece lo más mínimo; no quiero volver a hacer ningún paripé, no quiero volver a estar asqueada y tener que poner cara de "¡ay, qué bien me lo estoy pasando!". No quiero más navidades, aunque sé que por muy chula que me ponga, seguirán viniendo a tocarme los perendengues y yo seguiré despotricando de ellas año sí año también.



miércoles, 28 de noviembre de 2012

Ignacio González y la familia

Cuando aún quedamos algunos que queremos jubilarnos a los 65 a ser posible, si es que seguimos trabajando, que igual es un despropósito lo que digo, descubro pasmada que en nuestro gobierno, al menos en el mío, el de la Comunidad de Madrid, hay algún que otro caso flagrante, donde personas de 86 años se encuentran prestando sus servicios. Es el caso de nuestro Presidente autonómico; bueno, de él no, que para los 86 le quedan unos poquitos aún, pero sí es el de su "pobre" padre. A la vejez, viruelas, que diría mi madre. Os cuento lo que hoy he leído en el blog "Punto de Fisión", de David Torres, del Diario Público:

El presidente de la Comunidad de Madrid por la gracia de Aguirre, don Ignacio González, tiene a su anciano padre de 86 años trabajando para dar ejemplo, no como esos vagos que sólo piensan en jubilarse a los 65 y encima se quejan. El venerable señor ocupa el cargo de secretario general técnico del grupo popular en el Senado, un cargo de gran responsabilidad que consiste básicamente en llevar las cuentas, no necesariamente la cuenta la vieja, aunque suponemos que, visto su currículum, el hombre aprendió matemáticas antes de la invención de la calculadora, cuando en la escuela coreaban la lista de los reyes godos y la tabla de multiplicar y había que contar con los dedos o con habichuelas.


Hablando de multiplicar, la lista de los González con cargo en la administración pública es tan larga que su sola enumeración excedería los límites de este artículo. De momento baste decir que incluye al padre, la esposa, la hermana y la cuñada, de momento y que se sepa, eso sin contar compadres y amigotes, ni tampoco los vástagos y parientes de la anterior presidenta, Esperanza Aguirre, de quien González heredó el cargo según una vieja costumbre dinástica del imperio romano, de la época de Calígula.

Esto de no abandonar a la familia a la intemperie y repoblar los organigramas con apellidos propios no es una exclusiva del PP madrileño, ni mucho menos. La política por vía genética se lleva practicando en Andalucía desde la invención de la aceituna y en el resto de la península más o menos desde los tiempos del moro Muza, no por nada se dice que España es el país musulmán más adelantado del globo, que aquí lo que cuenta es la amistad y la familia. Pero en Madrid la proliferación de ciertos clanes deja en ridículo el milagro de los panes y los peces, habría que ir pensando en organizar un referendum para ver si los madrileños queremos independizarnos de los González y los Aguirre o ellos de nosotros, depende de si son más ellos o somos más nosotros. Yo creo que son más ellos y además más sabe el González por viejo que por González.

Se juntan las dinastías González y Aguirre favorecidas por la órbita gravitatoria de ambos apellidos y dan para llenar el Senado, el Congreso y varias cámaras más, las que les echen. Es como el chiste aquel del señorito que cuenta sus hazañas amatorias en el casino del pueblo: “Pues ayer me tiré a la hija del alcalde”. Y el tontico del pueblo lo oye y se echa a reír. Y al día siguiente: “Pues ayer me tiré a la hija del boticario”. Y el tontico que no para de reírse. Así hasta que al final el señorito, ya molesto, le pregunta al tontico de qué se ríe tanto y el hombre se quita la boina y dice: “Es que, macho, entre tú y tu mujer os vais a tirar a todo el pueblo”.



martes, 27 de noviembre de 2012

Tienda en Berlín

Es de lo más surrealista, pero llamar, llama la atención y mantiene a la gente boquiabierta

lunes, 19 de noviembre de 2012

jueves, 15 de noviembre de 2012

Rabiosa actualidad















 Asi de “arrepentida” se mostró Andreita Fabra por su “que se jodan”



El único avión del Aeropuerto de Castellón….


 







 Os vamos a reducir las prestaciones por desempleo, aumentar el IVA del 18% al 21% y quitar la paga extra de Navidad, ¿queda claro?


miércoles, 14 de noviembre de 2012

Porque no está todo perdido

Hace unas entradas en mi blog os hablé de Piri, este gato pachuchete que tenemos y con el que peleábamos como cosacos para darle su medicación. Bien, pues como no siempre los vencedores éramos nosotros, las cosas empezaron a ir a peor de nuevo. Sus transaminasas habían mejorado bastante pero volvió a dejar de comer. Y tuvimos que retomar a las guerras púnicas de las pastillas cada doce horas y como eso era cuestión prácticamente imposible pues unas iban dentro de su garganta y otras se quedaban en el camino, tuvimos que terminar llevándole diariamente a sus veterinarias a que le inyectaran vía subcutánea. Y hete aquí que está volviendo a tener algo de apetito (si deja de comer sabemos que lo perdemos) y me he decidido a ser yo su practicante, la que le inyecte los antibióticos y el corticoides diariamente. Hoy hemos ido a las veterinarias con él y he sido yo la que le ha puesto las dos inyecciones (con más miedo que vergüenza debo decir). Charo, una de las veterinarias, me ha enseñado cómo hacerlo, sin temblar, sabiendo que no le duelen los pinchazos y quedándonos tranquilos todos de que las medicinas le entran sin problemas y de que soy capaz de hacerlo.

No me habría yo planteado algo así en mi vida, pero a la fuerza ahorcan y a este pequeñajo le tenemos que salvar o, como poco, intentarlo. Y verle comer pienso y escuchar cómo viene detrás nuestro pidiendo comida nos anima a seguir. No sé si su hígado responderá ni si él tendrá la fuerza y las ganas suficientes de tirar p´alante, pero desde luego, por nosotros no va a quedar.

Así que de nuevo, Piri, esta entrada va por tí, que ahora mismo me miras desde la silla con tu ronroneo tranquilo. Sé que entre todos vamos a poder. Hoy, día de huelga general, hice mi huelga para dedicar mi tiempo a tí. A algunos les podrá parecer absurdo lo que escribo; podrán pensar que estoy loca. Allá cada uno con lo que piense. Yo me siento la mar de serena y de orgullosa sabiendo que estoy haciendo todo lo que puedo por mi chiquitín. Y eso es lo que realmente ahora me importa.

 
 


¡¡¡No sabes cuánto te quiero!!!


martes, 13 de noviembre de 2012

Historia de Iñaki

Iñaki, un bilbaíno de viaje en Japón, se compra un par de gafas de tecnología punta que permiten ver desnuda a la gente. Se las pone y ve pasar a una y a otra. Todas desnudas. Estaba encantado.
Se las pone, desnudas. Se las quita, vestidas.
Se las pone, desnudas. Se las quita, vestidas.
¡Por Dios, que maravilla!
Incluso adelanta el viaje de vuelta a casa para enseñarle a su mujer la novedad.

En el avión, se siente enloquecido viendo a las azafatas en pelota picada.
Se las pone, desnudas. Se las quita, vestidas.
Se las pone, desnudas. Se las quita, vestidas.

Cuando llega a casa, y antes de abrir la puerta, se coloca las supergafas, para ver desnuda a su Nekane.


Abre la puerta y allí está ella, su querida esposa, con Jokin, su mejor amigo. En el sofá. ¡desnudos!

Se quita las gafas, desnudos.
Se pone las gafas, desnudos.
Se las quita... desnudos.
Se las vuelve a poner... desnudos.


Y no puede evitar un grito desgarrador:

¡Me cago en la hostia!. ¡¡¡Nuevas y ya no funcionan!!!
 
 

jueves, 8 de noviembre de 2012

Una "tontá"

VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA.
VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA.
VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA.
VACA. VACA. VACA. VACA. VACA. VACA.

Yo sé 4 cosas sobre ti:
1) No has leído ni la mitad de las "VACA"
2) No te has dado cuenta de que una de ellas esta escrita con "B" (de burro)
3) Has vuelto atrás para fijarte en cuál estaba con "B" y te has dado cuenta de que era mentira.
4) Tienes ahora cara de estúpido/a y una sonrisa en la cara porque te ha jodido que me quedara contigo..
Y esto me lleva a saber otras 11 cosas de ti:

1) Estás leyendo esto
2) Eres humano
3) No puedes decir la ''P'' sin.. sin separar los labios
4) Acabas de intentarlo
6) Sigues leyendo
7) Te estás riendo de ti
8) Estas tan ocupado/a riéndote que te saltas el 5) sin darte cuenta
9) Has revisado si había un 5)
10) Acabas de reír
11) Estás pensando a quién vas a joder con esto..

(Je, je.. Cae too dios..., somos humanos)


martes, 6 de noviembre de 2012

Algún que otro recuerdo


Mis padres apenas sabían leer; mucho menos escribir. Les bastaba con haber aprendido cómo se formaban sus nombres para poder estampar su firma en las letras  que mes a mes les pasaban por compra de ropa o de algún electrodoméstico si se averiaba el viejo. Mis hermanos y yo sí fuimos al colegio y aprendimos, si bien diré que yo fui la gran aventajada y beneficiada por ser la pequeña y porque quizás eran otros tiempos, pues mis hermanos me sacan unos cuantos años (diez el uno y ocho la otra) aparte de que, quitando la época de adolescencia pura y dura en que estaba a otra, sí me gustaba estudiar.

Desde bien chica mi padre me dictaba o me decía lo que quería que yo escribiera en las cartas que enviaba a sus hermanos, todos en Andalucía. Recuerdo como si fuera hoy aquello de “espero que estéis bien. Nosotros bien, G.A.D.”, siendo ese  G.A.D.  el Gracias a Dios, que siempre colocaba la Marisina, como servidora era conocida familiarmente, en el centro de la hoja.

He leído por ahí que desaparecerá el Messenger y por eso he recordado los tiempos por muchos de nosotros conocidos en que ni por asomo podíamos pensar que llegaría esta etapa a la que ya nos hemos acostumbrado por suerte o por desgracia, en que todo se ha hecho menos personal: no nos hacen falta papeles para nada, los bolis los tenemos casi de adorno, utilizamos, y me incluyo, siglas o letras para enviarnos los SMS, signos de nuestra escritura (y  me vuelvo a incluir) que semejan caritas sonrientes… Y eso siendo simples como yo, que si nos metemos en los I-pad, en los I-phone y en otros I que seguro los hay, ya ni te cuento.
 
Pienso entonces en mi padre. Siempre decía que la televisión era un engaño (salvo cuando tocaba ver partidos de fútbol, que ahí el puñetero disfrutaba como un enano), llegó incluso a poner candado en el teléfono para que mis hermanos o mi madre no gastaran el poco sueldo que entraba en casa en hablar vete a saber con quién; se fue sin conocer lo que era un ordenador o un teléfono móvil. Estoy segura de que no habría sabido utilizar este último o que incluso se habría negado a hacerlo. Era más feliz viviendo en su ignorancia, sin tantos adelantos que nos facilitan la vida por un lado y nos vuelven idiotas por otro.

¡Ay, bendita ignorancia!
 
 

viernes, 26 de octubre de 2012

El profesor de Derecho



Una mañana cuando nuestro nuevo profesor de "Introducción al Derecho" entró en la clase lo primero que hizo fue preguntarle el nombre a un alumno que estaba sentado en la primera fila:

- ¿Cómo te llamas?

-Me llamo Juan, señor.

¡Vete de mi clase y no quiero que vuelvas nunca más! - gritó el desagradable profesor. Juan estaba desconcertado. Cuando reaccionó se levantó torpemente, recogió sus cosas y salió de la clase. Todos estábamos asustados e indignados pero nadie dijo nada.

Está bien. ¡Ahora sí! ¿Para qué sirven las leyes?... Seguíamos asustados pero poco a poco comenzamos a responder a su pregunta: "Para que haya un orden en nuestra sociedad" "¡No!" contestaba el profesor "Para cumplirlas" "¡No!" "Para que la gente mala pague por sus actos" "¡¡No!! ¿Pero es que nadie sabrá responder esta pregunta?!"... "Para que haya justicia", dijo tímidamente una chica. "¡Por fin! Eso es... para que haya justicia. Y ahora ¿para qué sirve la justicia?"

Todos empezábamos a estar molestos por esa actitud tan grosera. Sin embargo, seguíamos respondiendo: "Para salvaguardar los derechos humanos" "Bien, ¿qué más?", decía el profesor. "Para discriminar lo que está bien de lo que está mal"... Seguir... "Para premiar a quien hace el bien."

Ok, no está mal pero... respondan a esta pregunta ¿actué correctamente al expulsar de la clase a Juan?.... Todos nos quedamos callados, nadie respondía. - Quiero una respuesta decidida y unánime.

¡¡No!!- dijimos todos a la vez.
¿Podría decirse que cometí una injusticia?
¡Sí!

¿Por qué nadie hizo nada al respecto? ¿Para qué queremos leyes y reglas si no disponemos de la valentía para llevarlas a la práctica? Cada uno de ustedes tiene la obligación de actuar cuando presencia una injusticia. Todos. ¡No vuelvan a quedarse callados nunca más! Vete a buscar a Juan- dijo mirándome fijamente.

Aquel día recibí la lección más práctica de mi clase de Derecho.


Cuando no defendemos nuestros derechos perdemos la dignidad y la dignidad no se negocia.


miércoles, 24 de octubre de 2012

Sin palabras

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. En este caso yo me quedo con la boca abierta por la ternura de las fotografías y por el amor que pueden dar los animales, que, en muchos casos, nosotros, humanos, no somos capaces de dar: 
En un zoológico ruso , una chimpancé murió dejando huérfano a su pequeño bebé. Así un empleado del zoológico lo llevó a su casa para cuidarlo, sin imaginar que su perra mastín lo adoptaría. Y se conviritío en verdadera madre del huerfanito al tratarlo como a uno más de sus cachorros.








"La no violencia lleva a la más alta ética, lo cual es la meta de la evolución. Hasta que no cesemos de dañar a otros seres vivos, somos aún salvajes." Thomas Edison.

"Si un hombre aspira a una vida correcta, su primer acto de abstinencia es el de lastimar animales." Tolstoy.

"Sostengo que cuanto más indefensa es una criatura, más derechos tiene a ser protegida por el hombre contra la crueldad del hombre. Debo realizar todavía muchas purificaciones y sacrificios personales para poder salvar a esos animales indefensos de un sacrificio que no tiene nada de sagrado. Ruego constantemente a Dios para que nazca sobre esta tierra algún gran espíritu, hombre o mujer, encendido en la piedad divina, capaz de librarnos de nuestros horrendos pecados contra los animales, salvar las vidas de criaturas inocentes y purificar los templos." Gandhi (acerca del sacrificio de animales).

"La indiferencia, desinterés y falta de respeto que tanta gente demuestra tener para con los animales es malvada, primero que nada porque resulta en un empobrecimiento grandioso del espíritu humano." Ashley Montagu.

"Llegará un día en que los hombres como yo, verán el asesinato de un animal como ahora ven el de un hombre" Leonardo da Vinci.

"Es increible y vergonzoso que ni predicadores ni moralistas eleven más su voz contra los abusos hacia los animales"Voltaire.

"La conducta del hombre para con los animales más primitivos, y su conducta para con sus congéneres, muestra una relación constante." Herbert Spencer.

"Los males y sufrimientos propinados sobre la inocente, indefensa y leal raza animal es el capítulo más oscuro en la entera historia del planeta." Edward Freeman.

"A veces me preguntan: ¿Por qué inviertes todo ese tiempo y dinero hablando de la amabilidad para con los animales cuando existe tanta crueldad hacia el hombre?. A lo que yo respondo: Estoy trabajando en las raíces”. George T. Angell.

"Me siento muy apenado por aquellas mujeres que todavía compran abrigos de piel. A ellas les falta el requisito más importante que una mujer debe poseer, corazón y racionalidad." Jayne Meadows.


"Me enorgullezco de no haber figurado nunca entre la clientela especial de las corridas de toros." Ramón y Cajal.







LinkWithin

Related Posts with Thumbnails