Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

martes, 15 de septiembre de 2015

Cambio de rumbo

La vida da vueltas. Un montón de vueltas. Y nosotros giramos alrededor de ella como si estuviéramos metidos en una lavadora a la hora del centrifugado. Y cuando el aparato llega al final de su trabajo, salimos de la lavadora un poco contrariados, como perdidos, mareados por tanto meneo y tanto vaivén.



Yo ahora estoy en medio de un centrifugado. Mi cabeza gira y gira, no para de dar vueltas y no sabe muy bien cuál será el momento en que ésto pare, pero mientras sí y mientras no, pienso que cuando la cosa llegue al stop, esta cabecita mía irá empezando a sentirse mejor, se irá despejando hasta quedar definitivamente reposada y tranquila.

Porque cuando vamos viviendo nuestras vidas, mal que bien las vamos llevando; algún que otro imprevisto o sobresalto nos atiza de vez en cuando, pero es algo a lo que nos hemos ido acostumbrando. Un capotazo y listo. Pero si de repente todo cambia, si el vuelco es de 360º, ahí, por mucho capote que queramos sacar, por muy fuertes que creamos ser, la cosa se nos puede ir de las manos si nos dejamos llevar. Y no.  No es eso lo que quiero para mí. Quiero mirar hacia adelante, pues volver la cabeza no me entusiasma lo más mínimo, no me lo puedo permitir si quiero avanzar. Sé que no estoy sola en ésto, sé que recibiré ayuda de la gente que me quiere. En definitiva, sé que podré y sé que cuando pase el tiempo todo será más liviano y sentiré esta etapa como una pequeña herida que se me abrió y que con tesón fui cerrando. Espero que esta lavadora en la que estoy inmersa sea de centrifugado corto. La lástima es que no supe programarla. Debí perder las instrucciones hace ya mucho tiempo y por más que busco por las redes, al ser un modelo antiguo y estar descatalogada, no las encuentro.

Se aceptan instrucciones de modelos similares. Prometo leerlas muy detenidamente y aprenderlas al dedillo.





2 comentarios:

Mª Carmen Callado. dijo...

Siempre adelante niña. Para atrás ni para coger impulso, si retroceder es ir a la deriva. Otra cosa será si es para volver a programar la lavadora para que, en su centrifugado, expela todo lo que queda adherido a la ropa.

Buena Metáfora.
Un abrazo.

marisa moreno dijo...

En eso estamos, Carmen. En ver sólo lo que tengo delante. Cuesta un poco, pero lo conseguiré.
Un besote, niña!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails