Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

lunes, 26 de octubre de 2015

Levántate

Sí, sí. Muy valiente te creías, pensabas que lo tenías todo más que controlado. Pues mira tú por dónde, guapa, que va a ser que no, que vuelves a caer, que no eres especial ni tienes el don de superar lo malo antes que nadie. Eres tan humana como el resto. Y las cosas llevan su tiempo y las heridas cierran cuando tienen que cerrar. Así que, o te haces a la idea y eres consciente de que tienes que sufrir el duelo o caes más abajo. Mucho has aguantado sin angustiarte; eso que te has llevado. Pero ten claro, a partir de ahora, que la situación anímica es la normal, la que todos pasan en el momento en que se sufre una pérdida importante, cuando miras atrás y recuerdas tanto, prácticamente toda una vida junto a esa persona a la que tanto has querido, cuando sabes que todo ha dado un giro absoluto y tienes que tirar con todo cuando antes tirabais entre dos y era mucho más llevadero, o eso crees ahora que te ves sola.

¿Y tus hijas? Deberían ser lo más importante para ti, necesitan verte bien, necesitan que cuentes con ellas cuando te vienes abajo porque saben que no te será fácil si quieres hacerlo sola, si piensas que eres auto-suficiente. Pero no, te has puesto una venda en la que enjuagas esas lágrimas que te caen sin ton ni son cada vez que tu cabeza quiere.

Todo esto me repito una vez y otra, pero mi cabeza va por libre. Sería mucho más fácil si pudiéramos controlar nuestros pensamientos, pero son tercos como ellos solos y nos machacan. Pero, por muchos obstáculos que encuentres en el camino, tienes que aprender a sortearlos, no a la primera caída, ni a la segunda seguro que tampoco; probablemente ni a la tercera, pero SIGUE Y LEVÁNTATE. De ti depende seguir cayendo o no. Pueden ayudarte, pero en el fondo eres tú la que tiene que esforzarse por levantar.


6 comentarios:

manulondra dijo...

Más vale estar solo que mal acompañado. Por si no lo has leído, te pueden venir bien los consejos de El Camino de la Autodependencia, de Jorge Bucay.

Saludos... !a seguir!

marisa moreno dijo...

No, Manu, no lo he leído. No tengo ni ganas de leer, pero prometo hacerlo porque a veces siento que necesito ayuda.
Mis gracias por estar ahí. Un beso muy grande!!!!

Carlos dijo...

Bueno chica, me da miedo preguntar y no por curioso, no. Tampoco te voy a importunar mucho pues me doy cuenta que no es el momento, solo me voy a permitir decirte una impresión que tengo de ti. Nos conocemos desde mucho tiempo en el viejo foro y en el transcurso de estos años hemos tenido contactos esporádicos, no obstante aprendí a quererte, respetarte y admirarte a la distancia. Yo se que eres una mujer valiente e inteligente, pues eso amiga que cualquier cosa que te corroa por dentro que no nuble tu inteligencia…que nada te impida ver el futuro positivamente, te repito, sin conocerte mucho tengo la impresión de que tienes un aura de luz, no pasas desapercibida…a la vuelta de la esquina te toparas de frente con la esperanza…ya verás.
Un fuerte y cálido abrazo a la distancia pero muy cercano en el corazón…chau

marisa moreno dijo...

Buenas noches desde España, Carlos. No me importunas. Me ayudas con tus palabras.
No estoy pasando por mi mejor momento, eso ya se sabe, pero, por mucho que me cueste, tengo que seguir intentando salir del círculo vicioso en que estoy metida porque con todo se puede si se pone de parte de uno.
Gracias, de verdad. Un abrazo fuerte.

Mª Carmen Callado. dijo...

Quienes hemos pasado por ahí, sabemos lo que cuesta, en principio, asimilar la pérdida de (a veces más que del amor, de la costumbre). Se rompen muchas cosas cuando una queda sola, donde antes eran dos en una vida compartida. Sobre todo duele la sorpresa de lo inesperado. Se pasa mal. Se tiene que vivir un tiempo con la sensación de la pérdida y un duelo que no parece cambiará de color. Pero el color llega y una/o aprende a vivir de otra manera y, por consiguiente, dispuesto a volver a empezar...

Besos guapa. Cuesta, lo sé... Pero te harás más fuerte.

marisa moreno dijo...

Ay, Carmen, qué complicado es todo cuando la cabeza va por su lado y uno quiere ir justamente por el contrario, cuando los recuerdos se agolpan unos detrás de otros precisamente cuando lo que se quiere es no recordar.
Supongo que me iré haciendo con ella, con mi cabeza, aunque sea pasito a pasito. Tengo todo el tiempo del mundo para conseguirlo, aunque más me vale por salud que ese tiempo no sea muy largo.
Podré y lo sé, pero me agobia pensar que puede que tarde demasiado. Más me valdría empezar a normalizar la situación; lo malo es que a eso no te enseña nadie ni hay cursillos avanzados. En fin, así estamos.
Muchas gracias a tí también por tus palabras de ánimo. No creáis que no las valoro.
Un beso bien grande, reina!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails