Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

viernes, 7 de febrero de 2014

Llegó la incertidumbre

Hoy la cosa no ha empezado muy bien. Y eso que yo, por aquello de ser viernes, me había levantado algo más animadilla, aunque sin tirar cohetes.

Peeeeerooooooo.............

Al rato de llegar a la oficina me he dado de bruces con la noticia de que van a empezar a reubicar al personal. Mi primera reacción ha sido la de quedarme con los ojos como platos, pues era algo que todos sospechábamos, pero que esperábamos tardara mucho en producirse. Pero parece ser que no, que no va a ser a largo plazo, sino más a bien a muy corto. No hay dinero y este edificio tiene muchos gastos y cantidad de espacios infrautilizados y el presupuesto para este año va a ser mínimo, mínimo, mínimo.

Así que me veo haciendo las maletas junto con el resto de compañeros a la espera de un lugar mejor, aunque no lo habrá, pues la maravilla de estar rodeados de un amplio jardín y ver a los pájaros sobre los árboles cuando te asomas a la ventana no la hay en otra de las dependencias de esta santa casa.

Y me he venido abajo, otro poco más.

Lo único que espero es que sea un cambio de ubicación y no la tan temida oficina del paro. Empiezo a verme con un pie dentro y otro fuera con estos ánimos que llevo arrastras últimamente. Ojalá me equivoque. Y ojalá mi bajoncete dure ya poco. Voy a irme poniendo las pilas, hala!!!


8 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

No pienses en esas cosas, piensa en una mejora de las condiciones laborales, para obtener una mejor productividad; la empresa, que solo piensa en sus trabajadores, le está haciendo caso al gobierno y dado que está viendo luz al final de la crisis quiere mejorar las condiciones de sus currantes.

Espero que así sea.

Saludos

marisa moreno dijo...

Sí, sí, menuda mejora, que no hay un chavo donde rascar y hay que ahorrar de donde se vaya pudiendo. Mientras no toquen al personal nos tendremos encima que dar con un canto en los piños. Espero que el piñazo no sea muy gordo.
Un saludo para tí

Eusebio dijo...

No quiero oir nada de bajones, querida compañera (y sin embargo amiga), sobre todo porque eso agravaría mi estado de ánimo, instalado desde hace ya demasiado tiempo en un bajón/cabreo permanente, más cabreo que lo otro, pero bueno...
A lo que iba, no debemos permitir que nadie nos amargue, querida amiga, nadie. Disfruta lo que puedas en ese entorno privilegiado que tienes ahora.
Y espero que solo sean rumores y no os vayáis de ahí. Y si no hay más remedio que mudarse, pues nada, ya sabes, hay cosas peores.

Un abrazo fuerte, amiga.

marisa moreno dijo...

Hola, Eusebio, compi.
Si ya no es tanto el cambio de ubicación sino lo que pueda llegar después, que esperemos no lo haga nunca.

Que cuando se ve la botella medio vacía es lo que tiene. Pero prometo que no me durará mucho.

Por cierto, tenemos que quedar, que os debemos una!!!
Un besote y buen fin de semana

Carmen Callado dijo...

Niña, no atraigas los malos farios que los peores llegan solos. Piensa en positivo, y si no se puede, al menos no te adelantes (o no te pongas la venda antes de darte el coscorrón) que somos lo que pensamos y la ley de atracción es muy fuerte... Piensa que a ti lo de la reubicación esa, pasará, por ponerte frente a la fotocopiadora...(alli estoy yo y tras la ventana desconchones de una vieja pared)...Pero noooo, no se adelantan ni visualizan cosas peores...Hazme caso y ponte las pilas, sí, pero para salir airosa.

Besos guapa y ánimoooo¡¡

marisa moreno dijo...

Hola, repreciosa. Tienes toda la razón del mundo, pero ya sabes que es inevitable ver antes lo malo aunque ni llegue al final.
Esta santa casa donde trabajo tiene un problemón muy gordo y veremos cómo termina la película. El fin no va a ser muy feliz, pero sí, creo que ya me estoy relajando un poquito. Ya tendré tiempo de estar jodida.
Mil gracias por los ánimos.
Y un besote grande

María dijo...

Muchos ánimos, corazón, y sea lo que sea, que te lo digan pronto. Y desde luego, dentro de lo malo, que podáis conservar el empleo, ojalá que sí. Un abrazo,cielo.

marisa moreno dijo...

Hola, María.
Estamos con nuestra crucecilla, pero intentando no pensar mucho en lo que pueda pasar. De momento seguimos, que es lo importante.
Un beso gordísimo, reina!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails