Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

viernes, 22 de octubre de 2010

Ya quisiera Jaimito

Mi chica mayor cumple la próxima semana los dos patitos. Y a su madre, que soy yo, se le ocurrió que, dado que tiene el móvil hecho una castaña pilonga, iba a aprovechar los puntos que los de Vodafone nos dan porque son ellos así de desprendidos para pedirle un teléfono nuevo, que eso no se lo espera ni loca.

Y empiezo yo la cosa y voy siguiendo los pasitos después de haber visto un móvil que yo creía podía ser chulo para ella y termino mi pedido, que de gratis nos llevamos por la cara y por pagar religiosamente todos los meses lo que nos cuesta el contrato familiar. En total, que justo cuando he cerrado la página web esta, me doy cuenta de que he dado como línea a la que se le dará el teléfono justo la suya, la de mi hija. Leñes, que ahora le van a mandar a ella un SMS y verás cómo la he liado.

Justo, oye, dicho y hecho: me llama mi hija y me dice que qué leñes hacen los de Vodafone, que le acaban de poner un mensaje diciendo que su pedido está en marcha y que en unos días lo recibirá en casa por 0 eurillos, tal y como ha solicitado.

Tierra… trágame si puedes. ¡Otra jaimitada de las mías! Me aguanté la risa como buenamente pude y le dije que esta gente estaba idiota perdida. Que ya me encargaba yo de llamarles y pegarles la bronca por el rollo que se habían tirado con ella, que si lo único que querían era enganchar a sus clientes más de lo que ya los tenían con el soniquete de los móviles nuevos y que ya podían estar dando marcha atrás a lo que acababan de hacer.

Después de hablar con los de la compañía para decirles que anularan el pedido porque me había equivocado y que tenía que hacerlo no a esa, sino a otra de las líneas (useasé, a otro de los teléfonos, el mío mismamente por aquello de los sms o de los mensajeros que avisarían cuando lo fueran a traer, de lo que ella no debería enterarse), terminé por decirle que me habían pedido reiteradas disculpas porque habían metido al teclear su número de teléfono, que variaba con el de la persona que hizo el pedido realmente sólo en uno de ellos. Se lo ha tragado. O por lo menos, lo disimula muy bien si no lo ha hecho.

He decidido que antes de meterme en otro berenjenal, que elija ella el móvil que le dé la gana o que se compre un pito o dos patas para que hagan compañía a sus dos patitos.

Haré más jaimitadas. Lo prometo. Si no... no sería yo.

1 comentario:

Gloria dijo...

jajaja, pues típico lo que te ha sucedido, y es que no podemos llevar en la cabeza tantas cosas a la vez...

Espero que le guste a tu niña el móvil, porque esa es otra, acertar con los gustos de nuestros hijos!

Pero un por cierto que se me acaba de ocurrir...

Por cierto, te has dado cuenta que los dichosos puntitos siempre lo aprovechan los demás y nuestros móviles son los más cutres del mundo mundial? A que sí?

Besos y por la siguiente jaimitada, jajajaja.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails