Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

domingo, 9 de enero de 2011

Volver a la normalidad

No creáis que no tenía ya ganas de que todo fuera nuevamente normal; nada de fiestas, nada de abusos alimentarios, nada de esos claros cinismos que me pueden, nada de reventar a dulces... Por fin, todo vuelve a ser normal. Sólo que mañana aún estoy de vacaciones. Y supongo que aprovecharé el día para ir a comprarle al contrario algunos regalines de cumple, que a mi chico le cae ya el medio siglo. ¡Ná menos! Yo, sin embargo, tan joven aún...

Pues eso, que me dedicaré a buscar cosillas para él a ver si encuentro, que lo mismo con el mogollón navideño y el afán consumista, no encuentro ná de lo que busco, pero lo tendré que intentar. Y si no, pasaré al tan socorrido regalo de colonia, calzoncillos monísimos y divertidos y algún que otro disco (a pesar de que es mucho más fácil y barato bajarlo, aunque queda feo para regalo).

Y el martes, a currar después de dos semanas. Y ganas tengo, la verdad, porque ya no sé si será por la edad, si será porque cada vez me asquea más, pero es que estas fiestas han sido las peores de mi historia.

Sin pizca de ganas, deseandito que pasaran, ni ilusión por regalar ni porque me regalaran, no queriendo ver a nadie, llorona perdida, habiendo dejado de fumar encima.... ays, qué malamente. Yo creo que en mi vida he deseado tanto volver a ir a trabajar. Y ya toca, así que... feliz y encantada de la vida.

Quitaría de un plumazo las navidades. Las mías al menos, que yo no quisiera fastidiar a los que las adoran. Pero yo... sin turrones, sin aglomeraciones, sin burradas a la hora de comer, sin horarios obligados, sin uvas! ¡Qué felicidad para mi body! Pero creo que va a ser que no.

Aunque si en lugar de regalitos, se lo pido a los magos majos o al señor de coloradito con tiempo, lo mismo de un plumazo me hacen caso y plaf... navidades para todos menos para Marisa, porque apenas le dan risa. A la contra que al mogollón, a ella le dan pavor. Y como no le gustan, llora y se disgusta. Me lo pido. Ni una sola navidad más. No las quiero ni en pintura. Y como no soy coleccionista de arte...

4 comentarios:

Gloria dijo...

¡Bueno mujer, que tampoco es para tanto! ¿Sabes lo bueno que tiene las Navidades? Pues que llega un día en el que se acaban, jajaja.

Ya no toca otra vez hasta dentro de... Mejor me callo que ahora el tiempo pasa tan aprisa que ya mismo estamos montando el belén.

Mis Navidades, también pesaditas y con ganas de acabarlas como tú. Lo bueno es que hemos sobrevivido a ellas.

Un abrazo y no le compres mucho al contrario que luego se te acostumbra y las costumbres dan asco!!!

Lara dijo...

vaya, marmopia, bienvenida al club de nomegustanlasnavidadesnienpintura. Menos mal que ya se fueron con viento fresco.

Mira que hasta comer por los ojos por decreto esos días...Con los que tenemos en el curro...

Besicos.

Marmopi dijo...

Gloria, Lara... afortunadamente terminaron por fin. Todas! No creáis que para mí no es una liberación. Es como un peso que me quité de encima.

Lo malo es que volverán, sí, seguro...

Un abrazo, chicaas!

MariClick dijo...

Las próximas navidades te haces un viajecito con tu mari y tan feliz.

Besitos, guapa.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails