Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

martes, 22 de abril de 2014

El voluntariado



Nos hemos vuelto Hostess. Muy anglosajona la palabra, pensaréis. Y lo es, of course. Significa “anfitrión”. Y os voy a contar de qué va esto:

El verano pasado mis hijas se fueron de voluntarias a Irlanda a dos granjas a ayudar con los trabajos de ambas. A cambio les daban sustento alimentario y camas para poder dormir y de paso chapurreaban algo más el inglés, que era lo principal. Y este año la cosa es justo al contrario. En lugar de marcharse ellas, vendrá, precisamente hoy, una chica australiana por aquello de enseñarles algo más del idioma y tendremos que acogerla nosotros de gratis durante cerca de dos semanas. Y el 30 de mayo nos llegará otra muchacha, en este caso, inglesa, con la que haremos lo mismo.

Me resulta curioso el tema este de los voluntariados, pues aparte de ser beneficioso por aquello de vivir una nueva experiencia, le sirve a uno para hacer turismo y conocer países y gentes totalmente distintas a las que estamos acostumbrados.

No sé cómo nos saldrá la cosa, pero yo estoy temblando, pues el inglés lo tengo, más que olvidado, escondido en un baúl. Y que yo sepa, la australiana -la que hoy hará su aparición por Barajas, o mejor dicho y por la nada menospreciable cantidad de medio milloncete de euros, aeropuerto Adolfo Suárez- sabe ná y menos de español y nosotros ná y menos de inglés, así que me veo jugando al pictionary  para entendernos con ella.

Y claro, hay que sorprender a la muchacha haciéndole platos gastronómicos españoles y olé, con lo cual, planning (de nuevo muy anglosajón) de comidas al canto para las casi dos semanitas que andará por aquí. Y habrá que llevarla a que conozca algo de los Madriles, que en el pueblo donde vivimos no hay más que cuestas arriba y cuestas abajo amén de alguna iglesia más fea que “el copón”. Días enfollonaos, me temo. Pero… ¿Y lo bien que vamos a aprender a dibujar?


2 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Este voluntariado yo no lo conocía, conozco otra manera de recibir a jóvenes estudiantes,es el siguiente:

Te apuntas en la Universidad poniendo habitaciones en el piso o casa en la que vives a disposición de ella, te hacen una visita, y si están en condiciones, te autorizan para que puedas atender a jóvenes, tanto masculinos como femeninos universitarios, en régimen de pensión completa, la Universidad se encarga de enviarte a la gente y por ello te realiza unos ingresos en función del número de días que estos estén, en alguna ocasión pueden mandarte a profesores.

Estos jóvenes se pueden tener conviviendo en la casa por cortos o largos periodos todo ello en función de las actividades que tengan con la universidad y en la provincia.

Un saludo

marisa moreno dijo...

Hola, Emilio. Distintos tipos de voluntariado y muy válidos ambos.
Yo no entiendo muy bien a la muchacha, pero mis hijas se están empapando bastante y les está resolviendo cantidad de dudas en cuanto al idioma.
Saludos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails