Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

lunes, 7 de octubre de 2013

Ahí es ná

Quién la ha visto y quién la ve...

La muñeca más deseada por las niñas en los 70 y principios de los 80, Nancy, cumple 45 años. El museo madrileño del Traje ha decidido dedicarle una exposición gratuita en la que lucen los modelos de 25 modistos españoles.

Creo que en alguna de mis entradas (o igual lo he soñado) dije que cuando hice la comunión me regalaron una Nancy monja con su crucifijo colgadito en madera y tó y con el hábito bien largo para que no se le viera ná de ná. Y debo decir que en aquel momento hasta me gustaba, aunque ahora sólo de pensarlo me da hasta repelús.

Así que no soy yo la única que cumple años. Hasta la Nancy e incluso la Barbie cinturita de avispa ya no son lo que fueron. Lo único que ellas tienen y no yo, es que las arrugas no se les marcan ni les dan dolores por aquí o por allí. Y si les dan no se quejan ni una pizquita. Son mujeres resignadas. Y en eso tampoco se me parecen.

He rebuscado por San Google y la he encontrado. A mi Nancy monja, quiero decir. Mira que es fea la puñetera!!!!

6 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Es que hace 45 años, quien más y quien menos, se tenia mirada angelical y aquello era lo más bonito del mundo, hoy, las miradas de nuestras niñas y nietas son de demonio, por eso les gustan las Monster High.

Un abrazo.

marisa moreno dijo...

Sí, puede que sea eso, que antes éramos como angelicos, jejeje. Yo me he debido volver una demonia total con el tiempo.
Tu comparación de lo que les gusta ahora a las chiquillas me gusta, jajajajajaja.

Un abrazote

María dijo...

Con ese atuendo hice yo la comunión, ¡¡qué cruz!! y nunca mejor dicho. Me sentía un bicho raro, yo quería ir de organdil, como la mayoría de las niñas.
Tuve una Nancy negrita, pero en casa de unos tíos de Palencia. Solamente podía disfrutarla en verano y navidades. El resto del año no tenía muñecas, de modo que, cada vez que iba, intentaba que toda mi agenda fuera para ella. ¡¡Qué tiempos!!

marisa moreno dijo...

Jo, María, qué mona irías, jejeje.
Yo fui como una reinona y aún así hice la comunión a disgusto, sobre todo por el pelo y los dichositos tirabuzones. Tardé dos días en pedir encarecidamente que me raparan como a un niño. Y hasta lo conseguí, jejeje.

Qué tiempos, ¿verdad?. Cómo ha cambiado la película desde aquel entonces...
Un beso grandoteeeeeee

María dijo...

Se te echa de menos por aquí, cuchufleta. Espero que estés bien, un besito.

marisa moreno dijo...

Si es que no me queda tiempo ni de rascarme, nena... Tanta actividad no puede ser buena, jejeje.
Prometo preparar alguna cosilla ;-D
Gracias por acordarte de mí.
Besos para tí también, guapetona

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails