Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

viernes, 11 de mayo de 2012

NOSOTRAS (Mario Vargas LLosa)



Todas las flores del desierto están cerca de la luz.

Todas las mujeres bellas son las que yo he visto, las que andan por la calle con abrigos largos y minifaldas, las que huelen a limpio y sonríen cuando las miran. Sin medidas perfectas, sin tacones de vértigo.

Las mujeres más bellas esperan el autobús de mi barrio o se compran bolsos en tiendas de saldo. Se pintan los ojos como les gusta y los labios de carmín de chino.

Las flores del desierto son las mujeres que tienen sonrisas en los ojos, que te acarician las manos cuando estás triste, que pierden las llaves al fondo del abrigo, las que cenan pizza en grupos de amigos y lloran sólo con unos pocos, las que se lavan el pelo y lo secan al viento.

Las bellezas reales son las que toman cerveza y no miden cuántas patatas han comido, las que se sientan en bancos del parque con bolsas de pipas, las que acarician con ternura a los perros que se acercan a olerlas. Las preciosas damas de chándal de domingo.

Las que huelen a mora y a caramelos de regaliz.

Las mujeres hermosas no salen en revistas, las ojean en el médico, y esperan al novio, ilusionadas, con vestidos de fresas. Y se ríen libres de los chistes de la tele, y se tragan el fútbol a cambio de un beso.

Las mujeres normales derrochan belleza, no glamour, desgastan las sonrisas mirando a los ojos, y cruzan las piernas y arquean la espalda. Salen en las fotos rodeadas de gente sin retoques, riéndose a carcajadas, abrazando a los suyos con la felicidad embotellada de los grandes grupos.

Las mujeres normales son las auténticas bellezas, sin gomas ni lápices.

Las flores del desierto son las que están a tu lado.

Las que te aman y las que amamos.

Sólo hay que saber mirar más allá del tipazo, de los ojazos, de las piernas torneadas, de los pechos de vértigo.

Efímeros adornos, vestigios del tiempo, enemigos de la forma y enemigos del alma.

Vértigo de divas y llanto de princesas.

La verdadera belleza está en las arrugas de la felicidad.

EL ROSTRO ES EL EMPORIO DE LAS ARRUGAS, PERO CADA UNA ES LA MARCA DE HABER VIVIDO A PLENO


Tu no serás perfecta, pero eres única.



Aprovecho esta entrada para despedirme por unos días. Marcharé a disfrutar de una isla preciosa, Madeira, en la que espero relajarme mucho para volver renovada. Prometo que lo pasaré de maravilla y que traeré la maleta cargadita de recuerdos bellos todos.
Os veo y leo a mi vuelta

6 comentarios:

manulondra dijo...

!Qué bien te lo montas! ¿Y la crisis, qué?

Pues nada, a pasarlo bien y a continuar siendo como la mujer que dibuja Mario.

Hasta la vuelta!

Marmopi dijo...

Manu, es que la cosa esa de cumplir 25 años con la misma pareja no es muy corriente y hay que celebrarlo no sea que se vaya al garete en ná y menos. Eso que nos llevaremos p´al cuerpo, jejeje

Un besote grande. Pásalo bien tú también ;-D

uxue dijo...

Precioso escrito marmopi
Esta sociedad le da tanta importancia a lo "perfecto", aunque sea artificial, que pierde naturalidad siendo falso e irreal.
Diviértete mucho en estos días que te vendrán de maravilla.
Un beso guapa y hasta la vuelta

Gloria dijo...

Qué grande es Mario Vargas LLosa, no veas como me ha levantado la moral, ahora mismo me encuentro super bella, jejeje.

Que te lo pases fenomenal, y que hagas montones de fotos, allí hay unos jardines maravillosos.

Un beso, guapetona, esperamos tu regreso.

Marmopi dijo...

Buenas tardes, Uxue. Si es que somos las mejores, tengamos la apariencia que tengamos, ¿a que sí?
Un beso grande para tí. Disfruta todo lo que puedas, aunque sé que tú eso lo sabes hacer muy bien.
Nos vemos pronto!

Marmopi dijo...

Hola, Gloria. Me alegro de que te hayas sentido tan rebien con el escrito de Vargas Llosa. Sube la moral, la verdad.

Las fotos y lo que he ido viendo de Madeira tienen un encanto especial. Vamos a por ello!

Un besote para tí también ;-D

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails