Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

martes, 31 de enero de 2012

Fábula del puercoespín

Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío.

Los puercoespín dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos.

De esa manera se abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de
cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más
calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir
congelados.

Así que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus
compañeros o desaparecían de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a
estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas
que la relación con una persona muy cercana puede ocasionar, ya que lo más
importante es el calor del otro. De esa forma pudieron sobrevivir.


Moraleja de la historia

La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella
en que cada individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y
admirar sus cualidades
.

lunes, 30 de enero de 2012

martes, 24 de enero de 2012

lunes, 23 de enero de 2012

jueves, 19 de enero de 2012

Maravilla de fotos

¡Qué fotos! Manulondra, mil gracias. Tenía que subirlo al blog. Son una pasada estas imágenes.
Que os gusten


miércoles, 18 de enero de 2012

Teorema de Pitágoras



Pitágoras no estaba mucho en su casa, y Enusa, su esposa, aprovechaba esta situación para copular con 4 campesinos analfabetos que cuidaban sus tierras.

Un día que Pitágoras volvió temprano a casa, los sorprendió y presa de ira mató a los cinco. Luego los enterró en el jardín.

En consideración a su esposa, dividió el terreno por la mitad.

En un lado la enterró a ella.

El otro lado lo dividió en cuatro cuadrados y enterró a cada uno de los campesinos en un cuadrado; de esa forma los cuatro ocuparon un espacio idéntico al que ocupaba la esposa.

Luego subió a la montaña para meditar y, mirando desde la cima, encontró la solución.

Era obvio:"El cuadrado de la PutaEnusa era igual a la suma de los cuadrados de los catetos".


SI ME LO LLEGAN A EXPLICAR ASÍ EN EL "COLE", ¡¡NUNCA LO HUBIERA OLVIDADO !!

martes, 17 de enero de 2012

La mujer

Sé que tenemos más de un defecto. Muchos más, pero este pps me gustó por cuanto lleva razón en bastantes de las cosas que dice. Y como mujer soy, aquí lo dejo. No vendría mal reflexionar sobre ello. Gracias, Manolo, por enviármelo












martes, 10 de enero de 2012

Una treintena

Más o menos eso es lo que ha pasado en tiempo. O quizás algo más es lo que distancia ésto que hoy pongo con lo que realmente tenemos ahora. Aunque si te digo la verdad, hay cosas que yo no habría cambiado si hubiera podido. Todo lo que vemos en este pps son cosas para el recuerdo o para los que sean coleccionistas de antigüedades. No es mi caso, así que por lo menos cuando me llega un correo con estas imágenes, algunas tan recordadas por mí, como es el papel higiénico El Elefante (raspamientos de culete daba eso..., los chicles cheiw, el álbum Vida y Color o la quina San Clemente (a mí mi madre me daba la de Santa Catalina, no sé si porque era mujer además de santa... la Catalina esta, que yo no, jejeje) se me pone carita.


sábado, 7 de enero de 2012

Los obstáculos. Jorge Bucay

Voy andando por un sendero. Dejo que mis pies me lleven.

Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.

Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad.Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.
Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa.

Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso. Temo... dudo.

Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto... Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.

Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino.Me detengo. Imposible saltarlo



Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que está allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos... Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo... y resisto.

Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado... descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños...

Me siento abatido... Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca... No dejaré que el muro impida mi paso.

Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire... De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera.

Me sonríe con complicidad. Me recuerda a mí mismo... cuando era niño. Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?

El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí?


Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras... Los obstáculos los trajiste tú.

miércoles, 4 de enero de 2012

Mi rutina... ¿dónde está?

Yo por lo menos estoy deseandito que vuelva conmigo la tan ansiada rutina, aunque otras veces no la quiera ni ver. Y es que estoy de polvorones, grasorra, bombones y roscones varios, hasta el mismísimo gorro. Que digo yo que si fuera que es que no comemos el resto del año porque nos estamos guardando para las fiestas navideñas, mal o bien, lo entendería, pero leñes, yo como todos los días y no veo motivo alguno para comer como un ceporro auténtico en navidad, que parece que nos va la vida en ello y hay que llenarse la panza minuto sí, minuto también.


Y ya no te cuento de la comida que tiramos a la basura, no porque esté en malas condiciones, sino porque nos sale por las orejas el dichoso cordero de hace tres días o los langostinos, que ya de puro aburrimiento en el plato, deciden echarse un tute para pasar el rato hasta que van a hacer buena compañía al cordero.

Y empiezan a desaparecer los tupper, esos cacharritos de plástico que nos sirven para guardar alimentos o para llevar, en mi caso, purecitos a la suegra toditas las semanas. Que mira que tengo tuppers de esos... Pero he descubierto que no es que hayan desaparecido, sino que están ahí, partiéndose la cara a codazos por un pequeño hueco en la nevera: yo que tengo cordero necesito más espacio que tú, que no tienes más que un puñao de gulas. Pero a eso llega el buey de mar y dice que nones, que él es más fuerte y grandullón y que precisa de media bandeja del frigorífico para sentirse más amplio. Y la pobre media docena de huevos despotrica porque siempre tuvo su espacio "neveril" y ahora se siente discriminada del todo. !Si sólo tengo seis huevetes, aprovechaos, que sois unos aprovechaos...! Y los langostinos pegándose a bigotazos: quita de enmedio, pavo de mierda... Y el pavo... porque ya no tengo ni pico, que si no, os daba con él de gorrazos...

Y la nata del roscón diciéndole al roscón sin nata: pero mira que eres soso y feo. !!!Hazme espaciooooo, leches, que a mí me quieren más que a tí!!! ¡Seco, más que seco!

Hasta que coges todo lo que está gruñendo a voz en grito en tu nevera, lo tiras y dices... coño, qué pedazo nevera tengo, si casi ni la reconozco... Y vas y vuelves a llenarla. Y de paso recuperas los tupper...
Y vuelves a perderlos de vista cuando se los llevas a la suegra cargaditos de purés...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails