Rrrrr, Rrrrrr, Rrrrrrr

sábado, 26 de noviembre de 2011

CÓMO HACERTE SABER (Mario Benedetti)

Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo... Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo.
Que nadie establece normas salvo la vida.Que la vida sin ciertas normas pierde forma.
Que la forma no se pierde con abrirnos. Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.
Que no está prohibido amar. Que también se puede odiar.

Cómo hacerte saber que nadie establece normas salvo la vida... Que el odio y el amor son afectos. Que la agresión porque sí, hiere mucho. Que las heridas se cierran.

Que las puertas no deben cerrarse. Que la mayor puerta es el afecto. Que los afectos nos definen.

Que definirse no es remar contra la corriente. Que no cuanto más fuerte se hace el trazo más se dibuja. Que buscar un equilibrio no implica ser tibio.

Que negar palabras implica abrir distancias. Que encontrarse es muy hermoso. Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida.
Que la vida parte del sexo. Que el por qué de los niños tiene un por qué. Que querer saber de alguien no sólo es curiosidad.

Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana. Que nunca está de más agradecer. Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo.

Que nadie quiere estar solo. Que para no estar solo hay que dar. Que para dar debimos recibir antes.
Que para que nos den también hay que saber cómo pedir. Que saber pedir no es regalarse. Que regalarse es en definiva no quererse.

Que para que nos quieran debemos mostrar quiénes somos. Que para que alguien sea hay que ayudarlo. Que ayudar es poder alentar y apoyar.

Que adular no es ayudar. Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara. Que las cosas cara a cara son honestas.
Que nadie es honesto porque no roba. Que el que roba no es ladrón por placer. Que cuando no hay placer en hacer las cosas, no se está viviendo.

Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte. Que se puede estar muerto en vida. Que se siente con el cuerpo y la mente.

Que con los oídos se escucha. Que cuesta ser sensible y no herirse. Que herirse no es desangrarse.


Que para no ser heridos levantamos muros. Que quien siembra muros no recoge nada. Que casi todos somos albañiles de muros.


Que sería mucho mejor construir puentes.

Que sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve.

Que volver no implica retroceder.


Que retroceder puede ser también avanzar. Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol.

Cómo hacerte saber, que nadie establece normas, salvo la vida…

viernes, 25 de noviembre de 2011

Mario Benedetti



Te quiero


Tus manos son mi caricia,
mis acordes cotidianos.
Te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia.

Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo,
somos mucho más que dos.

Tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada.
Te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro.

Tu boca, que es tuya y mía,
tu boca no se equivoca.
Te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía.

Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo,
somos mucho más que dos.

Y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo,
porque sos pueblo te quiero.

Y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola.

Te quiero en mi paraíso,
es decir que en mi país;
la gente vive feliz
aunque no tenga permiso.

Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo.
somos mucho más que dos.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Ingreso hospitalario

Así nos hemos de ver. Llevadlo todo si os tienen que operar de anginas mismamente, que la cosa va a ponerse muy malita

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Lo que la naturaleza te brinda

Veo una preciosa alfombra de tonalidades amarillentas, que por zonas de salpica de naranja. Podría tirarme tanto tiempo mirándola… Mira que es simple, pero me tiene embebida. Es toda la capa de hojas que tira un castaño grandísimo que me da sombra en verano y que me alegra la vista durante el otoño-invierno. Justo detrás de mí está. Sólo tengo que darme la vuelta con la silla y ahí se me muestra, magnífico, tremendamente bello y considerablemente grande.


No existe el césped. Las hojas lo han dejado escondido del todo y está esperando que el viento, cuando venga enfadado y con ganas de molestar, se las lleve de un sitio a otro y le deje asomar su verdor otoñal.

Frente al castaño crece sin cesar un pruno rojo. Allí la alfombra se vuelve carmesí y contra ella se rebela, de nuevo, el verdor del césped que ésta cubre con fuerza.

Cerca del pruno, intentando no morir aún, asoma la dalia, dejando ver sus delicadas flores, pálidas, tersas y bellas como ella sólo sabe. Y, consciente de que nos atrae, finge no darse cuenta de que la miramos con ojitos todos los que pasamos cerca de ella y se vuelve traviesa y pizpireta y se mueve con la brisa y se deja besar por el sol. ¡Mira que es presumida!


No solemos pararnos a ver todo lo que tenemos a nuestro alrededor. La vida estresante que llevamos consigue que no miremos más que hacia donde ella quiere. Pero no nos dejemos arrastrar por ella. Es una desconsiderada a veces. Por eso, mira cerca de ti. Te puede sorprender cualquier cosa que tengas cerca. Observa atentamente y déjate llevar. Y ante todo disfruta y agradece lo que tienes a mano sin pedirlo. Y lo más importante… CUÍDALO.

martes, 22 de noviembre de 2011

La danza de las flores

Cuanto menos relajante a la par que digno de ver por lo conseguido que está el movimiento de las flores al danzar. ¡Gracias, Rafael!
Un  beso grandote

Life of flowers from VOROBYOFF PRODUCTION on Vimeo.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Qué cruz, Mª de los Dolores

Una es joven. Por supuesto. Se siente joven. Más que por supuesto.
Pero hete aquí que la máquina empieza a fallar y una pensaba que eso sólo le pasaba a los demás. Sí, como con la lotería, que siempre se piensa que a uno no le va a tocar nunca un mísero premio (de hecho ahí no me confundo, pues no hay manera de que me toque ni un céntimo). ´

Y sí, mi máquina, con sus más y sus menos, pero llevadera por fuera, debe ser que por dentro necesita algún que otro engranaje o alguna biela o parte de la tornillería ha cascado.

No penseis que hablo así porque esté hecha unos zorretes, sino porque ya me voy viendo, cada vez más, como la viejita que tiene que usar pastilleros para no volverse tarumba con tanta medicación.

Hace ya un tiempo que va para largo, empezó la cosa con los ojos. Venga, un colirio porque tu tensión ocular está altita. Luego fue el cambio a otro colirio porque con el primero la cosa no iba del todo bien. Y del segundo pasé al tercero que parece que, tocaré madera, funciona. Bien, pues para no tener que andar yendo al médico a que me lo recete mes sí mes también, ahora mi cosa es como con los abueletes: pido cita en el centro de salud y tengo un sobre reprecioso donde pongo (a lápiz) el número de cajas que necesito. No es ni necesario que yo vea a mi doctora y mucho menos que ella me tenga que ver a mí, que total no se pierde nada la mujer. Dejo el sobre el día de mi cita y paso al día siguiente a por mis consabidas recetas de las gotitas de mis benditos ojos, todo ésto en el mostrador del centro de salud. No tengo ni que subir a consulta.

A la par que lo de la tensión ocular fue lo de los miomas, que por supuesto, también tiene una. Dos. Dos miomas, digo. Monísimos ellos, chiquitillos y a veces algo traviesetes, supongo que porque son pequeñines. Son como mis dos niños de p´adentro mío. Todos los añitos toca revisión de mis dos niños, que ahí siguen, aunque no piden de comer, por lo menos y eso que les agradezco.

Luego empecé con problemillas de estómago. ¿Será una hernia de hiato, doctora? Pues igual sí que lo mismo no, pero yo te doy estas estupendas pastillitas (Omeprazol dichoso) y te tomas la cajita entera (menos mal que sólo me quedan pastillas para dos días), porque sea hernia de hiato, sea gastritis, sea dispepsia o sea su santísima madre, ésto te lo cura. Y sí, parece que el estómago ya está en perfectas condiciones, con lo que pronto perderé de vista esa medicación.

Y hoy me tocó visita hospitalaria por tema ginecológico, porque amén de mis dos miomas, esos queridos niños míos, en el ovario se había instalado un vecinito llamado "quiste". Bonito nombre para un niño no es que sea, pero yo no le elegí el nombre, sino que lo llevaba ya puesto, así que con él se quedó. Bien, el niño este que se me instaló para el verano, se me ha marchado ya y ni se me ha despedido, aunque supongo que sí lo habrá hecho de sus dos amiguitos. A mí nada, que fui su madre. Malcriado el puñetero.

Quiero decir, que me voy por las ramas, que a diario, todas las tardes, así como si de una rutina en mi vida se tratara, coloco concienzudamente, unas al lado de las otras para no olvidarlas en el desayuno del día siguiente, las gotas de mis ojitos, el Omeprazol y desde hoy las hormonas que también me harán buena compañía, pues ando de sofoquín en sofoquín minuto sí, minuto siguiente también. Que sí, que soy joven, jovencísima, estoy estupenda, estupendísima, pero les voy a pedir a los reyes una bolsita aparente, grandecita y mona como yo a poder ser, para meter tanto medicamento como parece que tengo que tener conmigo sin más remedio. Le haré en  ella hueco a las siguientes, que serán las pastillitas del colesterol o las de la tensión, que esas me tocarán para la siguiente revisión, que estoy cogiendo yo a ésto hasta afición, oye...

Y todo esto porque vamos cumpliendo añitos. Menos mal, es un alivio.

Pues anda que mandaba yo rapidito a la mierda tanto cumpleaños, leñes

viernes, 11 de noviembre de 2011

El truco del almendruco

Siempre me llamó la atención ver cómo en un espectáculo de magia metían a la chica (casi siempre mona de la muerte) en una caja que se dividía en varias partes, las separaban (ella sonreía desde la parte que contenía su cabeza, sacaba un pie en la que contenía sus extremidades inferiores o la manita saludaba en la que llevaba consigo las extremidades superiores). Bien, pues como todos sabemos, truco hay en ello, pero yo desconocía cuál podía ser. Hete aquí que Manolo, mi buen amigo granaíno, me envió ayer un correo y me quedé loca viendo el vídeo. Ahora no se va a sorprender nadie sabiendo las artimañas del dichoso truquito. Poco menos que estresante, jajaja.
Ahí os lo dejo para estrés general

jueves, 10 de noviembre de 2011

La danza de las esferas

Es todo cuestión de física.

Observemos qué ocurre con los péndulos hasta el final de la secuencia. Lo que nos muestra este vídeo educativo de la Universidad de Harvard son 15 péndulos alineados en diferentes longitudes realizando una coreografía sencillamente asombrosa, pero ¿cuál es el truco?

Se trata simplemente de ajustar el número de oscilaciones que realiza cada péndulo en el mismo período, modificando para ello la longitud de cada cuerda. El de la cuerda más larga realiza 51 oscilaciones en un periodo de 60 segundos y la longitud de los siguientes péndulos se ha ajustado para que realicen una oscilación adicional en cada período, de modo que el último realiza 65 oscilaciones. Después, basta con soltarlos todos a la vez y esperar a que empiece el espectáculo. Fijáos que al final, el proceso empieza de nuevo.

martes, 8 de noviembre de 2011

Cena para estas fiestas

Por dar un toque de humor a lo que tenemos encima. Si las Navidades, de por sí, ya son penosas y cansinas, tendremos que aderezarlas con lo poquito que tengamos, aparente, eso sí, a la par que arregladito de precio. Ahí os va el menú


domingo, 6 de noviembre de 2011

A 80 por hora

O poco más. A esa velocidad máxima de crucero iba yo con mi Ocho y Medio rojo requeteprecioso. Aunque luego debo decir que alcancé los 100 con el 127 granate. Os dejo una buena muestra de los coches que, quien más, quien menos, disfrutó hace ya unos poquitos de años.
¡Poco mona que iba yo!


jueves, 3 de noviembre de 2011

Rascacielos en el desierto

Yo no imaginaba que algo así podría existir, pero parece ser que sí, que es cierto e impresionante. Me he quedado loca viéndolo. Espero que no se me jorobe, pues he tenido que editar la entrada porque daba error la presentación.

No todo es Nueva York o grandes ciudades con tremendos rascacielos. Incluso en los lugares más inverosímiles y pobres también podemos encontrar altos edificios habitados y habitables



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails